Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La nueva presidenta de la ANC, Dolors Feliu (i), y su antecesora, Elisenda Paluzie (d) / ANC

"Me doy de baja de la ANC": la elección de Feliu como presidenta indigna a numerosos socios

La jurista se impone al payaso Pesarrodona a pesar de que este contaba con más apoyos de las bases

3 min

La elección de Dolors Feliu como nueva presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha causado agitación y cierta indignación entre las bases de la entidad. Los miembros del secretariado nacional eligieron el sábado a la jurista por delante del payaso Jordi Pesarrodona, a pesar de que este contaba con más apoyos de los socios. Tal es el enfado, que alguno ha anunciado que va a romper el carné de militante.

Los estatutos de la ANC son muy claros: los socios escogen a los miembros del secretariado nacional, pero es este órgano el que designa a su presidente entre los miembros elegidos por la militancia. Dicho de otro modo, Pesarrodona fue quien tuvo más apoyos en los comicios al secretariado, pero el secretariado ha optado por otra de sus integrantes, Dolors Feliu, como sucesora de Elisenda Paluzie. No todo el mundo lo entiende.

"Filibusterismo parlamentario"

Son varios los tuiteros que han recriminado a la ANC que los socios dieron su apoyo a Pesarrodona, y los hay que, incluso, amenazan con darse "de baja" de la asociación: "Sois como los partidos políticos o peores". "No entiendo por qué el voto de algunos puede cambiar la decisión de muchos; esto parece filibusterismo parlamentario", escribe otro. "Esto es un fraude democrático", apunta un tercero, que también anuncia que se dará de baja. Aun así, hay quien recuerda que los estatutos no dejan lugar a la duda ni a la interpretación, por lo que el proceso ha sido transparente.

A pesar de todo, llama la atención el poco interés que han generado entre sus afines las elecciones a la ANC, una entidad que ha movilizado al independentismo durante el procés y que cuenta con cerca de 380.000 seguidores en Twitter, pero que ha perdido todo su poder de convocatoria si se parte del nulo impacto que han tenido estas elecciones en las redes sociales: apenas 75 retuits y unas decenas de comentarios.