Menú Buscar
José María Aznar al comienzo de su intervención ante la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) / EUROPA PRESS

Aznar abandera la ortodoxia de la austeridad en su reaparición pública

El expresidente reprocha a Mariano Rajoy que suba los impuestos para reducir déficit público en lugar de recortar gastos

3 min

El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, ha remarcado este lunes en Valencia que "impuestos altos, déficit y deuda" son lo contrario "del círculo virtuoso en que la economía española debe anclar su crecimiento y, por tanto, el empleo y la viabilidad futura del Estado de bienestar".

Sin citar a Mariano Rajoy ni al Gobierno español, Aznar ha dado algunas lecciones sobre ortodoxia de la austeridad: "La estabilidad presupuestaria y las reformas estructurales no son una opción sino un imperativo, si se quiere dejar atrás la crisis y participar con éxito en la economía global".

Reaparición pública

Así lo ha asegurado en un almuerzo de trabajo con la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) donde ha hecho un repaso a la situación económica de España y la Comunitat Valenciana. A su llegada al encuentro, el expresidente ha eludido hacer declaraciones a los medios de comunicación y valorar su relación con el PP, a cuya presidencia honorífica renunció el pasado 20 de diciembre.

En su intervención, ha reconocido las "actuales limitaciones" de un Gobierno en minoría --después de cuatro años de mayoría absoluta--, por lo que ha apelado la "responsabilidad" de las fuerzas políticas para llegar a pactos.

Huir del déficit

A su juicio, el dilema de este tiempo "no puede ser el de elegir entre acuerdos o reformas" porque "necesitamos las dos para ensanchar con urgencia la parte productiva de la sociedad española", ha manifestado.

"Esta debe ser la respuesta estratégica a las tendencias de fondo que desequilibran nuestro modelo de bienestar. Por eso, me parece que no es bueno que se asiente la creencia de que la única forma de reducir el déficit público consiste en subir los impuestos ni que se vea el déficit público como elemento generador de crecimiento y empleo, y que se acuda a la deuda como un recurso indoloro para pagar el Estado del bienestar", ha puntualizado.