Menú Buscar
Ada Colau durante la campaña de transformación del Zoo de Barcelona

El Ayuntamiento deja 'plantado' al Zoo

El Ejecutivo de Colau ha sido incapaz de llegar a un acuerdo con el comité de empresa del equipamiento público tras casi cuatro años

08.02.2019 17:33 h.
6 min

Trabajadores, entidades vecinales y animalistas y la oposición en bloque de Barcelona han exigido este viernes al Gobierno de Ada Colau que apruebe el plan estratégico que garantizará el futuro del zoo. El actual equipamiento público está desfasado y los colectivos que se han movilizado buscan consolidar su futuro

Así lo han reclamado en un acto público. Han alertado de que el Ejecutivo local cambia de forma constante la hoja de ruta que quiere aplicar. "No sabemos qué hará", explica el presidente del comité de empresa, Jesús Cabana. El sindicalista recuerda que una de las promesas electorales de Colau en 2015 era cerrar las instalaciones. Nunca lo ha llegado a aplicar, pero tampoco ha hecho una defensa en firme del zoo. Hecho que ha impactado de forma negativa en las instalaciones. No han existido inversiones para modernizarlas y la legislatura toca su fin sin este plan estratégico que garanitce su adecuación

Los actores del conflicto

Los intereses del equipamiento lo defiende la Fundación Zoo de Barcelona. Está dirigida por la cuarta teniente de alcalde, Janet Sanz (BComú). Ha sido ella la que ha recogido las demandas tanto del comité de empresa como las asociaciones World Nature, dirigida por Antoni Carulla, o la Academia de Ciencias Veterinarias, además de los representantes de C’s, CUP, PSC, ERC y PP.

También se debe tener en cuenta que las asociaciones animalistas que impulsaron la plataforma Zoo Segle XXI que se opone a la presencia de las instalaciones. Consideran que denigran la calidad de vida de los animales al mantenerlos en cautividad. También se movilizan, pero en su caso para pedir un “nuevo modelo de parque que se adapte a la ética y al conocimiento del siglo XXI".

Plan Estratégico

La plataforma animalista sostiene que el parque debe actuar como “un centro de rescate, recuperación y acogida de animales que pertenecen a la fauna salvaje". Diseñan un equipamiento qeu "trascienda la actual definición del parque como establecimiento que mantiene animales vivos para su exposición al público”.

El proyecto cuenta con el apoyo de todos los partidos políticos locales. Mostraron a mediados de enero el consenso que habían alcanzado con las entidades y organizaciones que buscan un futuro digno para el zoo. 

Problemas con Janet Sanz

El gran problema está en que el quorum alcanzado, que debería culminar en el nuevo plan estratégico, se estrelló contra la presidencia de la Fundación. Sanz aplicó unos cambios en el proyecto que comunicó en una reunión extraordinaria. Pretendía probarlos en ese momento y provocó malestar entre los miembros de la organización. 

Los asistentes al encuentro coincidieron en la “falta de rigor en la gestión de las reuniones y documentación por parte del Ayuntamiento”. Por si todo lo expuesto no fuera suficiente, la teniente de alcalde programó un nuevo encuentro en que pretendía zanjar el asunto. Debería haberse producido el pasado 6 de febrero, pero el propio consistorio lo anuló de forma sorpresiva. 

Cancelación y paso atrás

Horas antes de que empezara, la presidenta de la Fundación la canceló. Y lo hizo con el argumento de que su iniciativa “no alcanzaba el nivel de consenso necesario”. El enfado de los miembros de la organización ha llevado a que hayan decidido revelar de forma pública y notoria los problemas con los que lidian. 

El presidente del comité de empresa ha asegurado que “lo mejor que podría pasar es que Colau dejase de ser alcaldesa". Considera que el Gobierno municipal "ha demostrado una falta enorme de respeto" y que ha llevado a los trabajadores a una "situación que no es agradable". "Nos sabe mal, porque teníamos esperanzas", reconoce.

Problemas de interlocución

Cabana señala que Sanz es conocedora al detalle de los problemas acutales del equipamiento. A pesar de que su relación con la plantilla empezó con buen pie y siempre se ha mantenido con cordialidad, el presidente del comité manifiesta que ha derivado a una relación con "una buena interlocutora" pero que no ha atendido sus reclamaciones. "Nos equivocamos", sentencia. 

El Ayuntamiento, por su parte, ha manifestado a través del Comisionado de Ecología, Frederic Ximeno. que bajo ningún concepto cerrará las puertas del Zoo de Barcelona. El portavoz municipal se ha mostrado optimista en encontrar un “espacio de consenso y diálogo” para desencallar la situación. El resto de miembros de la Fundación le recuerdan que ya existía un plan de consenso, el que ahora quieren recuperar. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información