Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Oriol Junqueras y Dolors Bassa, en el bar de la vecina Paqui, en La Mina / CG

Así hace propaganda Junqueras en los barrios más pobres de BCN

El vicepresidente catalán promete combatir el absentismo escolar en La Mina pese a no visitar las zonas de histórica lucha vecinal

3 min

Oriol Junqueras, vicepresidente de Cataluña, acaba de visitar el barrio de La Mina de Sant Adrià del Besòs, uno de los más pobres de Barcelona. Lo hizo el pasado mes de abril, fue acompañado de la consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa y allí estuvo un par de horas.

La primera parada fue el bar de Paqui, la vecina del barrio que puso entre las cuerdas al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en un programa de televisión catalán. Así lo explica la propia dueña del local a Crónica Global.

“Hablamos de los proyectos sociales que hacen falta en el barrio, la guardería que tiene que construirse, el nuevo CAP... La historia de siempre: que no viene dinero al barrio”, lamenta Paqui.

Combatir el absentismo

Junqueras prometió acabar con el absentismo escolar de los menores de La Mina e invertir en temas sociales. “Pero aquí los niños no son como en otros barrios. Aquí, con 12 años ya no quieren ir al colegio. Hay que buscar otras alternativas”, dice la vecina.

Sostiene que ambos se mostraron “muy interesados” en escuchar las propuestas vecinales. Sin embargo, no visitaron el edificio Venus, uno de los problemas que más ampollas ha levantado en la historia de la lucha por unas condiciones dignas en el barrio.

La entrada del polémico edificio Venus, situado en La Mina / CG

Se trata de un bloque en el que algunas porterías se han derrumbado y ahora se encuentran apuntaladas. Las paredes se caen a trozos; las tuberías están en mal estado; el agua se filtra en las viviendas cuando llueve; las escaleras de emergencia están podridas y los ascensores no funcionan.

Solución al edificio Venus

Un grupo de universitarios está elaborando una encuesta en la que preguntan a los vecinos del edificio si quieren recibir dinero para abandonarlo; prefieren un realojo pagando 12.000 euros en concepto de IVA o si quieren quedarse en el edificio, debidamente reconstruido.

Los resultados decidirán qué pasa con Venus, el edifico eternamente olvidado. “El Gobierno está interesado en el tema. El tema está en qué pasa cuando lleguen las elecciones. Ningún político te da garantías de que vaya a solucionarse el problema”, dice Paqui.

Destacadas en Política