Menú Buscar
Esteladas en la manifestación contra el terrorismo en Barcelona / EFE

Así se gestó el secuestro 'indepe' de la manifestación contra el terror

ANC y Òmnium colaron a su gente y material en el bloque de las oenegés y movimientos sociales de la marcha de Barcelona

29.08.2017 00:00 h.
10 min

Fue el secuestro independentista de la manifestación en recuerdo de las 16 víctimas mortales y más de cien heridos de los atentados del 17 y 18 de agosto en Barcelona y Cambrils. La Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural colaron su músculo, gente y materiales en el bloque pacifista de las oenegé y movimientos sociales.

Según han informado fuentes conocedoras, participantes de las dos entidades pseudociviles estuvieron en las reuniones preparatorias de la marcha. La primera se celebró el lunes 21 en La Fede, la plataforma paraguas que agrupa a 112 organizaciones pro derechos humanos, de cooperación y por la paz en Cataluña.

"Acudió una amplia representación del espectro social. De la Marea Blanca a SOS Racismo, pasando por CCOO, la Federación de Madres y Padres de Alumnos (Fapac) o entidades musulmanas", indican las mismas voces. También había gente de la ANC y Òmnium.

En aquel encuentro se empezó a perfilar un manifiesto crítico con la movilización, anunciada el día 19 por el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña.

Reunión en el Ayuntamiento

Los organizadores, La Fede, han explicado que lo siguiente fue acudir a un encuentro de carácter logístico en la sede municipal el martes 22 de agosto. Allí se recabaron más apoyos, como el de UGT, USOC, amén de otros grupos de la comunidad musulmana.

"Detectamos que, además de nuestros 112 asociados, había un espectro de entidades civiles interesadas en marchar bajo un lema crítico contra las guerras. Estas organizaciones llamaron a otras", relata Pepa Martínez, presidenta de la agrupación.

secuetsro manifestacion terrorismo barcelona

Una bandera independentista en el bloque social de las oenegé / EFE

El equipo de gobierno, de forma consciente o no, avisó al bloque social de que el espacio libre para manifestarse tras las autoridades empezaría en la confluencia del Paseo de Gracia y la calle Diputació. Un lugar perfecto para el tiro de cámara.

¿Fue buscado para captar la atención de la televisión? "Creemos que no. En las reuniones sí que había voluntad de desmarcarse de políticos y representantes institucionales, pero no de politización. Cogimos el primer sitio disponible", defiende Martínez.

Grupos de trabajo

El miércoles 23 de agosto, hubo una segunda reunión en el Casinet d'Hostafrancs. Se celebró allí porque en la primera, en la sede de La Fede en la calle Tàpies del Raval, no cupieron las 80 personas que representaban a 50 entidades.

"Nos dividimos en grupos de trabajo. Uno trabajó el manifiesto; otro, los lemas y las pancartas; otro la comunicación --se celebraría una rueda de prensa el viernes 25-- y un cuarto como espacio crítico", explica Martínez.

secuestro manifestacion terrorismo independentismo

Presentación del bloque social "Anem de Blau" en la manifestación contra el terrorismo / La Fede

De miércoles a viernes, cuando se presentó el acto en sociedad, pasaron varias cosas. Una, se consensuaron eslóganes neutros, por la paz y contra la islamofobia; y otro más cargado políticamente: el ya famoso de Vuestras políticas, nuestras muertes.

Este último llevaba incorporadas las fotografías del rey Felipe VI y el monarca saudí, Abdullah bin Adbul Aziz Al Saud. También se perfiló el color azul para diferenciarse del esperado oscuro de los trajes de las autoridades.

En paralelo, el grupo crítico, que según otras fuentes consultadas lo impulsaron el independentismo y Stop Mare Mortum, la organización pro refugiados más radical, diseñó su acto previo a la manifestación. Se celebraría a las 16:00 horas en la Rambla de Catalunya. 

El independentismo se prepara...

La Fede defiende que no se politizó su bloque. Gastó 3.500 euros en dos pancartas, una por la paz y la otra, mucho más dura, con la efigie del rey Felipe VI, su homólogo saudí y el llamado trío de las Azores: José María Aznar, Toni Blair y George Bush jr.

"Se trataba de señalar las políticas que causan las muertes. Pero no pasar de allí, pues no había consenso para discursos políticos", ha defendido la activista.

Otras fuentes consultadas han agregado que La Fede imprimió 50.000 carteles con lemas sin referencias a políticos o autoridades. Se pagarán entre los participantes, alícuotamente según su tamaño.

A todo esto, ¿qué hacía el independentismo? Velar armas. En la rueda de prensa del viernes ya dio la cara el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, amén de cargos de la ANC. También preparó material ajeno al del bloque social.

...y ejecuta

Todo ello se desplegó el sábado 26 por la tarde. A las 16:00 horas, centenares de personas, principalmente del espectro del independentismo, Stop Mare Mortum y Casa Nostra, Casa Vostra celebraron su acto crítico en la Rambla de Catalunya antes de la marcha.

Pese a que desde La Fede insisten que el acto paralelo "no era el de la CUP", acudieron seis de los diez diputados en el Parlamento catalán de esta formación: Albert Botran, Mireia Boya, Eulàlia Reguant, Carles Riera, Gabriela Serra y Benet Salellas.

Las oenegés empezaron el reparto de carteles y montaron su bloque. Pero no contaron con la encerrona de la gente de Òmnium y ANC, que, según admite una fuente "movilizaron a sus bases". Los segundos se encargaron de repartir las rosas con los colores de Barcelona. Los primeros, de los carteles.

Asimismo, rodearon al bloque social de gente de sus bases que portaba esteladas. Y apareció otra gran pancarta con el rostro de Felipe VI que el bloque de las oenegé no había programado ni pagado. También surgieron los carteles que acusaban al Gobierno y al Rey de "vender armas" a Arabia Saudí, no consensuadas por La Fede. ¿Quién lo pagó?

"Habrá autocrítica"

El resultado ya se conoce. Tras la cabecera de autoridades, un mar de banderas independentistas copó y desdibujó el objetivo de la manifestación. La imagen era parcial, pues sólo un bloque, el social, las llevaba compactas. En el resto de la marcha, tal y como admiten sus organizadores, "había banderas y gente de todo tipo".

Ni los abucheos a Felipe VI ni las banderas habían sido consensuados por las oenegé. Ello, más las banderas, carteles y pancarta gigante no pactada, giró el sentido de una movilización que se esperaba de homenaje a las víctimas mortales de los atentados del 17 y 18 de agosto.

Se volvió un combate político.

secuetsro independentista manifestacion terrorismo

Los carteles 'no pactados' por el bloque de oenegé y movimientos sociales / TWITTER

¿Habrá autocrítica? "Esperaremos a una reunión de la junta la próxima semana. La venta de armas a Arabia Saudí, y su uso en países como Yemen es un hecho. Pero el resto habrá que evaluarlo", admite Martínez.

Otras fuentes ya han reconocido que el secuestro que hizo el independentismo del bloque social de la marcha --el más vistoso por su color azul y mejor colocado para el tiro de cámara-- no ha gustado entre los movimientos sociales.

"Se desbordó. La manifestación no era por la República ni contra la Monarquía: era por la paz. No se entendió desde el inicio. No supimos explicarlo. Ya ha habido críticas desde las organizaciones sociales. Cabe recordar que 170 de ellas, de espectro muy diverso, habían firmado el manifiesto", remacha otra fuente consultada.