Menú Buscar
Xavier Trias, Joana Ortega, Artur Mas, Francesc Homs e Irene Rigau, comparecen para pedir el archivo de la causa por el 9N tras el escándalo de las grabaciones.

Artur Mas se presenta como “víctima” de la persecución de un Estado “franquista”

El expresidente, acompañado de los inculpados por el 9N y Xavier Trias, pide el archivo de la causa y habla de “conspiración en toda regla” contra el proceso secesionista

María Jesús Cañizares
3 min

Los inculpados por la organización de la consulta secesionista del 9 de noviembre de 2014 han aprovechado la polémica suscitada por la filtración de la grabación de una reunión entre el ministro de Interior, Jorge Fernández, y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, para presentarse como las “principales víctimas de la persecución del Estado”, según ha asegurado el expresidente de la Generalitat, Artur Mas.

Por ello, ha pedido el archivo de la querella presentada por la Fiscalía porque, en su opinión, “se ha demostrado que tuvo una intencionalidad política”.

Mas ha pedido la dimisión del ministro “antes del domingo” y, en caso contrario, ha anunciado que presentará una demanda judicial “para defendernos”.

"Contubernio" 

Junto a Artur Mas han comparecido la exvicepresidenta del Gobierno catalán, Joana Ortega; la exconsejera de Educación, Irene Rigau, y el candidato de CDC a las elecciones del 26J y exconsejero de Presidencia, Francesc Homs. También ha participado el exalcalde de Barcelona, Xavier Trias, quien ha sido objeto de una investigación judicial por una supuesta cuenta en Suiza.

El líder convergente ha hecho extensivo ese acoso institucional a todas las personas que se han manifestado a favor del derecho a decidir. Ha hablado de “contubernio mediático, policial, judicial e institucional” que denota “un Estado con tics franquistas, porque “quiere destruir a personas que por expresan ideas no violentas”.

Mas ha hablado de “infamias y calumnias” y de “registros preelectorales” --en alusión a la investigación sobre la financiación de CDC-- para impedir la celebración de la consulta del 9N. Considera una “conspiración en toda regla para destruir el soberanismo” la actuación del Estado, que ha personalizado en la figura del ministro del Interior.

“Claro que el ministro de puede reunir con el director de la OAC, el problema es lo que intenta el representante del Gobierno español, que es destruir a determinada gente que le hace un pulso democrático al Estado” Artur Mas considera que deben dimitir “todas las personas implicadas en el caso”, en alusión a De Alfonso, aunque considera que es el Parlamento catalán el que debe tomar la decisión.

Por su parte, Homs se ha referido al Estado español como “una república bananera” y ha asegurado que “creo en el imperio de la ley, pero no en el imperio español”. El candidato ha tildado de “matonismo” y de “cobardía” la actuación de las instituciones españolas. Considera un “insulto a la inteligencia” que Fernández se presente como víctima de la filtración.