Menú Buscar
La agenda del 'procés' revela el rol de Mas, Rovira, Gabriel y Viver en el comité estratégico

Artur Mas 'sacude' a la CUP desde su retiro

El ex 'President' acusa a los antisistema de connivencia con los "poderes del Estado que me querían cortar el cuello"

Redacción
2 min

El ex presidente de la Generalitat Artur Mas todavía ajusta cuentas con la parte de la CUP que no le aceptaba como presidente por sus vínculos con la corrupción y su política de recortes en servicios sociales y sanitarios.

"Yo era el personaje más perseguido de los poderes del Estado. Me querían --no literalmente-- cortar el cuello. ¿Y que alianza encontraron en Cataluña? La alianza que encontraron fue la mitad de la CUP", ha criticado en una entrevista de El Punt Avui Televisió recogida por Europa Press, en la que también participa el presidente Carles Puigdemont.

Contra Anna Gabriel

"Anna Gabriel ha demostrado más ganas de tener cargo que yo mismo. Aquellos que presumen de no querer cargos, a la hora de la verdad están más enganchados al cargo que aquellos que somos vistos como que no los queremos dejar", reflexiona.

En opinión de Mas, el pacto de gobernabilidad firmado por JxSí y la CUP obliga a esta última a aprobar los Presupuestos de 2016 que la Generalitat presente en las próximas semanas: "La CUP está a prueba de su palabra, que no es poca cosa".

El propio Puigdemont y Oriol Junqueras, nuevo responsable de Economía, están buscando otros aliados en el Parlament, lo que evidencia que no coinciden con la interpretación del ex President respecto al apoyo de la CUP en este punto.

La historia de la renuncia

Al evocar el sábado 9 de enero en el que anunció su marcha, asegura que la primera vez que pensó en renunciar fue a principios de diciembre, antes de la campaña de las elecciones generales.

No obstante, el viernes 8 reunió a sus colaboradores más próximos para "planificar" la firma del decreto de convocatoria de las elecciones, pero finalmente optó por dar un paso al lado cuando consigue el compromiso de la CUP de que dará estabilidad al Govern.

"La decisión definitiva la tomo el sábado al mediodía justo antes de llamar a Carles Puigdemont. Entonces tuve constancia de que la CUP aceptaba firmar una serie de condiciones que permitían la estabilidad del Govern", ha rememorado.