Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de la Generalitat catalana entre 2010 y 2016, Artur Mas, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Artur Mas se sacude las culpas del 'procés' cargando contra ERC

El expresidente de la Generalitat espera que el nuevo Govern haga avanzar el proceso secesionista "de forma ordenada"

Ricard López
4 min

Fue presidente de la Generalitat desde 2010 hasta enero de 2016, período durante el cual impulsó el procés independentista. Pero ahora, el exmandatario de CiU intenta desmarcarse de las consecuencias de su propia obra de gobierno. Artur Mas ha lanzado este viernes un dardo en toda regla contra sus antiguos aliados de ERC, a los que atribuye los perjuicios causados por el secesionismo en todos estos años.

"Si la ERC con la que yo conviví hubiera tenido un sentido más realista de las cosas, algunas de las cosas que sucedieron en esa época no habrían pasado, y habríamos avanzado más", ha manifestado Mas en una entrevista a Catalunya Ràdio.

"No ha sido de recibo"

Actualmente al frente del PDECat --formación integrada hasta finales del año pasado en Junts per Catalunya (JxCat)--, Mas ha expresado su deseo de que el nuevo Govern de republicanos y JxCat, liderado por Pere Aragonès, haga avanzar "el proceso soberanista que se inició el 2012", pero eso sí: "de una forma ordenada" y con unidad interna.

Mas lamenta las disputas entre los dos socios del Govern a lo largo del pasado lustro, apuntando que "lo que hemos vivido estos últimos tres años, sinceramente, no ha sido de recibo".

"No chocar con la realidad"

En este sentido, el expresident convergente no ha escatimado críticas a ERC, partido al que ahora achaca los aspectos más negativos de su propio mandato como presidente. Así, ante la nueva legislatura, el antiguo líder de Convergència, primero, y de Junts Pel Sí, de 2015 a 2016, ha reclamado que el nuevo Govern ajuste sus proclamas a la realidad. Según sus propias palabras, para no "chocar con una realidad que se convertirá en un boomerang", algo que espera que no suceda.

Por otro lado, también ha dicho que en esta legislatura espera que el Govern de coalición dé un "golpe de timón" para reactivar Cataluña desde un punto de vista económico, social y anímico, ha dicho.

Las palabras de Mas, sin embargo, contrastan con su obra de gobierno y sus proclamas cuando presidía la Generalitat. Como, por ejemplo, cuando días antes de revalidar su cargo en las elecciones de 2015 --a las cuales se presentó prometiendo su partido, JxSí, la independencia en 18 meses--, defendía la secesión proclamando que los bancos "no se irían" y "se pelearían" por estar en Cataluña. Profecías que no sólo no se cumplieron --Caixabank y Banco Sabadell trasladaron sus sedes sociales fuera de la comunidad tras la DUI de octubre de 2017--, sino que incluso se añadieron otros problemas, como la fuga de miles de empresas de Cataluña en los últimos años.