Menú Buscar
El expresidente Artur Mas, durante su réplica a los grupos de la oposición del Parlament / PARLAMENT

Mas admite que PDECat nació para crear un partido "libre de sospechas"

Responde a la oposición que ya asumió responsabilidades políticas al dejar la presidencia de la Generalitat

4 min

El expresidente Artur Mas ha dejado en manos de su partido, PDECat, la exigencia de responsabilidades políticas por los casos de corrupción que afectan a la vieja CDC. Ha precisado que no tiene poder ejecutivo en PDECat --tiene el cargo de presidente-- que nació, ha admitido, para crear un nuevo partido libre de sospecha.

Mas ha asegurado, en su turno de réplica a los grupos de la oposición en el Parlamento catalán, que las acusaciones del expresidente Pasqual Maragall sobre el 3% pretendían desviar la atención del hundimiento ocurrido en el Carmel que tuvo lugar durante el mandato del Gobierno tripartito.

“Cuando le pedí explicaciones por afirmar algo así sin pruebas, me contestó: ’Lo he dicho porque lo he leído en un diario’. Esa es la historia y no hay más”, ha explicado. El líder de PDCat ha vuelto a restar credibilidad a las acusaciones de Félix Millet y Jordi Montull contra CDC, pues “mentían a todo el mundo, incluso a su familia”. Ha insistido en que la Fiscalía no investiga las adjudicaciones por obra pública porque “los concursos están bien hechos”.

Ha confesado que tenía reuniones con particulares que querían hacer donaciones a CDC “dentro de los marcos legales” y les remitía a los responsables de las finanzas del partido. ”¿Qué podía hacer yo?”, ha preguntado.

"No soy satanás"

En respuesta al diputado del PP, Alejandro Fernández, que le ha acusado de destruir la convivencia, ha asegurado al Gobierno de los populares de “pisar la democracia catalana. No me atribuya a mí de ser satanás. Si ustedes no hubieran atentado contra el Estatut recurriendo al Tribunal Constitucional, no estaríamos donde estamos. El problema no está en este Parlament, sino en la actitud intolerante de su partido con Cataluña”.

Respecto a la intervención de la CUP, que ha pedido separar independencia y corrupción, y que no viaje al extranjero a predicar el procés.

Apuesta por la independencia

Ha negado que se volviera independentista para tapar la corrupción. “Yo aposté por la independencia claramente en septiembre de 2012 y no tan claramente, cuando el Constitucional se cargó en Estatut en 2010”, ha explicado, tras recordar que en las elecciones de 2015, dos terceras partes de los catalanes votaron a favor del derecho a decidir.

“Cuando alguien insinúa que queremos tapar la corrupción con la apuesta independentista, señor Salellas --diputado de la CUP--, le digo al revés. Muchos problemas que hemos tenido es por la independencia. ¿Han oído hablar de la operación Cataluña? Pues se ha montado pagando con fondos reservados a confidentes para crearan pruebas falsas contra el proceso independentista. ¡No le hagan el juego al PP!”.

Respecto a las responsabilidad políticas pedidas por la oposición, ha recordado que él dejó de ser presidente de la Generalitat “¿no es una responsabilidad política ésta? ¿No me fui de diputado?. Si es verdad que CDC estaba bajo sospecha, una manera de dirigirse a la población catalana era crear un nuevo proyecto, a eso tenemos derecho. Yo no tengo poder ejecutivo en este nuevo partido, pero si PDECat decide que tengo que asumir responsabilidades, deje que seamos nosotros quienes lo decidamos, no el Parlament”.