Menú Buscar
Activistas de Arran ante la sede del PP de Cataluña / EFE

Arran, las 'fuerzas de choque' del independentismo catalán

Los 250 jóvenes vinculados al ala izquierda de la CUP practican la okupación y la agitación callejera para lograr la secesión

29.03.2017 00:00 h.
6 min

Es Arran, formada por las fuerzas de choque del independentismo catalán. Exmiembros de la entidad juvenil que el lunes asaltó la sede autonómica del PP en Cataluña admiten que el suceso no es ninguna sorpresa. Al menos en el fuero interno de esta pequeña constelación de "200 a 250 jóvenes" vinculados al ala más extremista de la CUP, partido que sostiene el gobierno de Junts pel Sí en el Parlamento catalán.

"Utilizan simbología trufada de gente enmascarada. Optan por las okupaciones, encadenamientos, protestas y la desobediencia al ordenamiento jurídico", explica un antiguo militante.

arran tropas elite independentismo catalan

Protesta de Arran

¿Es, pues, el intento de toma de la sede del PP el preludio de una oleada de acciones prosecesión rayanas a la violencia? "No exactamente. Una parte del independentismo les da cobertura. ERC y PDECat --la nueva Convergència--, no. Y en la CUP hay malestar", explica otra fuente consultada.

La rama izquierdista

Arran nació en julio de 2012 al calor del ala más izquierdista de la CUP, la que capitanea Anna Gabriel, portavoz de los anticapitalistas en el Parlamento. No es sorpresa que Gabriel estuviera presente el lunes en el asedio al cuartel general de los populares en la región.

"Se creó como una gran organización juvenil paraguas para el independentismo radical. Al principio presumía de alcanzar casi el millar de miembros y decenas de agrupaciones", asevera una de las fuentes consultadas.

arran can vies cartel okupacion

'Que tiemblen', rezaba un cartel de Arran

La época dorada de la fuerza de élite del soberanismo anticapitalista vino con los desalojos de las casas okupas Can Vies (2014) y Banco Expropiado (2016) de Barcelona.

En ambos casos, la agrupación condenó las operaciones policiales, admitió detenidos en los disturbios posteriores y manifestó su "solidaridad con los represaliados". En el segundo, pergeñaron un cartel amenazante que rezaba Que tiemblen.

Radicalización

Alentada por la cobertura mediática de las algaradas callejeras, la organización cobró fuerza en las asambleas de estudiantes de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y se escoró aun más, si cabe, a la izquierda. Allí estudia Derecho Mar Ampurdanès, su portavoz.

"Arran preconiza una suerte de nuevo independentismo por el cual la separación de España sería la consecuencia de un socialismo feminista en los països catalans [Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares y parte del Languedoc-Rosellón francés]".

El popurrí ideológico tuvo mala digestión para el grupo. "El declive empezó en 2015. Aquel año ya no celebraron el Rebrot, su festival musical de verano. Y admitieron [ver aquí] una sangría de adeptos", indica un exactivista.

Escisión y 'rescate'

Arran, oficialmente una "organización juvenil" y no unas juventudes de la CUP al uso, perdió influencia. Sufrió una escisión en 2016: las Asambleas de Jóvenes de la Unidad Popular.

arran tropas asalto independentismo cup

Miembros de Arran en la calle

Cedieron músculo militante y por ende callejero. Conservaron poder en la universidad, donde copilotan parte del movimiento estudiantil más radical.

El capítulo más oscuro de la asociación llegó también el año pasado, cuando recuperó el encuentro estival, que se saldó con un pinchazo de público. A consecuencia de ello, la organización pidió dinero a la CUP para cuadrar el menoscabo.

¿Fue un rescate? "A medias. Fue un préstamo. Arran se comprometió a devolver a la CUP una cantidad cercana a los 30.000 euros. Lo están haciendo, aunque ya habría incurrido en default".

¿Qué pasará ahora?

La corta pero intensa trayectoria del grupo radical escribió su último capítulo el lunes. La constelación extremista presentó su campaña La Clau (La Llave, en catalán). Su objetivo es forzar la celebración de un referéndum independentista en Cataluña.

arran tropas elite independentismo catalan

Anna Gabriel, portavoz de la CUP en el Parlament

¿Tendrá predicamento? "Es complicado. Arran conserva hoy cerca de 250 adeptos, presencia en Barcelona ciudad y su mejor baza: influencia en el organismo de control parlamentario de la CUP. Pero carece del punch inicial", manifiesta una fuente.

"Arran es un grupo minoritario más dentro del soberanismo. Puede conseguir aperturas de telediarios si recurre a la coacción o escenificaciones violentas como hizo el lunes".

"Lo cierto es que como entidad está pasada de vueltas y ese discurso radical, antes más extendido, resulta ahora demodé para el independentismo, que se vende amable e inocuo para seducir a los indecisos", concluye la misma fuente.