Menú Buscar
Un acto de Arran y el cartel que señala a la Guardia Urbana de Barcelona / CG

Denuncian a Arran por publicar fotos de dos agentes de la Guardia Urbana

El sindicato Sapol pide que la alcaldesa Ada Colau se persone como acusación en la causa

29.05.2018 19:12 h.
3 min

Denuncian a Arran por publicar las fotos de dos agentes de la Guardia Urbana. El sindicato Sapol, mayoritario en el cuerpo, ha interpuesto un escrito de queja ante la Agencia Española de Protección de Datos (Aepd) por la difusión del rostro de dos efectivos del cuerpo por parte del grupo radical juvenil.

Según ha informado la agrupación, interpuso el escrito ante la autoridad el pasado 24 de mayo, con el objetivo de "proteger la integridad física y el derecho de imagen de los componentes de la Guardia Urbana en el ejercicio de sus funciones". Además de la reclamación, la representación de la parte social conmina a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y a la Jefatura del cuerpo a personarse com acusación en la causa. Recuerdan que la munícipe y la cúpula son "responsables directos" de la plantilla del cuerpo de seguridad y creen que si blindan el procedimiento ayudarán a "proteger y garantizar el normal desempeño de las funciones de policía".

"Delatores en el barrio"

La acción del sindicato Sapol llega después de que una sección del grupo independentista radical vinculado a la CUP publicara las imágenes de dos efectivos de la Guardia Urbana en su cuenta de Twitter. "Dos agentes se dedicarán a pasearse por el barrio de paisano, bajo la apariencia de policía de barrio, con el fin de tenernos aún más controladas", tuiteó Arran Clot, una zona de Barcelona. 

Según los antisistema, el despliegue de la policía de barrio es la "enésima concesión de Ada Colau a este cuerpo policial". También denunció las supuestas raíces "profundamente falangistas" que tendría, bajo su punto de vista, la Guardia Urbana de Barcelona.

Contra la policía

Cabe recordar que este no es el primer choque entre los radicales y el cuerpo municipal de seguridad de Barcelona. La CUP, partido vinculado a Arran, ha pedido reiteradamente la disolución de la Unidad de Soporte Policial (USP), el brazo especializado en el mantenimiento del orden público.

En diciembre de 2016, el exconcejal cupaire Josep Garganté fue juzgado por un presunto delito de coacciones a un médico durante la revisión a un mantero herido durante una batida contra la venta ambulante en Barcelona. Tras la vista, en la que el exelecto fue absuelto, las concejales Maria Rovira y Maria José Lecha se enfrentaron a empujones a un agente, pero la causa tampoco prosperó. Finalmente, el sindicato CSIF denunció en noviembre de 2017 a Rovira por un delito de injurias al tildar a la Guardia Urbana de "brazo armado del racismo institucional" durante un pleno.