Menú Buscar
Acto de apoyo al 'Bloc 17' de Horta, que ha comprado el Ayuntamiento de Barcelona / CG

El gobierno de Colau compra una de las sedes de Arran en Barcelona

El Bloc 17 de Horta pasa a manos del Ayuntamiento tras una adquisición que ha costado un millón de euros

21.05.2018 11:46 h.
3 min

El Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau, finaliza los trámites para comprar el llamado Bloc 17 de Horta-Guinardó, una de las sedes de Arran en la Ciudad Condal.

En un comunicado público, el consistorio que lidera BComú ha informado de que el distrito de Horta ha aprobado la adquisición del edificio, que cobija al grupo radical juvenil vinculado a la CUP, a Endavant, otro núcleo antisistema próximo a los anticapitalistas, y a otras asociaciones. "El distrito trabaja ya, junto a usuarios y entidades, en los usos futuros, que pasarán por acoger locales destinados a entidades juveniles y vivienda social, una vez concluya la rehabilitación del edificio", ha precisado el Ayuntamiento.

Un millón de euros y una polémica

El equipo de gobierno ha subrayado que el edificio, situado en la plaza de Eivissa número 17 de Barcelona "fue cedido en 1979 por su propietario a una entidad bancaria para promover el asociacionismo y la cultura catalana". El Ayuntamiento lo ha adquirido, con un coste de un millón de euros, "ante la incertidumbre de que se aprueben esos usos". Ello permitirá, agrega el Ejecutivo local, dar respuesta a las "necesidades de los jóvenes del barrio".

bloc 17 ada colau compra horta arran

Vista del llamado 'Bloc 17' de Barcelona, en Horta-Guinardó, que ha comprado el Ayuntamiento / CG

Esa versión municipal no ha gustado a la oposición. El PP ha criticado la compra municipal del llamado Bloc 17 porque alberga a "grupos radicales" en uno de sus espacios: el Casal Popular La Bugadera, sede de Arran --que atacó en enero la sede del diario Crónica Global--, Endavant y el CDR local. En este sentido, cabe recordar que el gobierno de Colau ya subvencionó con 9.500 euros este bloque en 2016 y 2017.

Otras cesiones

Cabe recordar que esta no es la primera compra polémica del gobierno de Ada Colau para los llamados movimientos sociales de la ciudad. El Ejecutivo anunció en 2016 que adquiriría y reformaría un espacio de 1.400 metros cuadrados en el barrio de Sagrada Familia para responder a las demandas de la Plataforma Salvem el Niza, que buscaba evitar que el inmueble que ocupaba el cine homónimo se transformara en un supermercado. La operación costó 2,5 millones de euros.

El pasado año, el Ayuntamiento de Barcelona cedió la cesión de un local propiedad del Patronato Municipal de Vivienda (PMH), situado en la calle Nil i Fabra número 17 de Gràcia, a los jóvenes que lo okupaban. Se regularizó así el Casal Popular Tres Lliris, tomado por un colectivo cercano a Arran. Las obras de adecuación de la antigua comisaría de la Policía Nacional las pagó también el consistorio.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información