Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès / EFE

Aragonès: "¿Indultos? No nos opondremos a cualquier decisión que alivie el dolor de los presos"

El 'president' confirma la apertura de "una etapa de negociación" con Sánchez aunque advierte de que "la solución" al "conflicto" pasa inexorablemente por la amnistía y la autodeterminación

3 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, se ha mostrado favorable a los indultos a los presos del procés, aunque ha insistido en que "la solución global" al "conflicto" pasa por "la amnistía y la autodeterminación" de Cataluña.

En declaraciones a los medios, el dirigente nacionalista ha mostrado este sábado su buena sintonía con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y ha destacado que, tras la conversación de ayer en la que se emplazaron a una reunión en las próximas semanas, se abre "una etapa de negociación" para dejar atrás la "represión".

Amnistía y autodeterminación

Aragonès ha subrayado su satisfacción porque el "conflicto político" se encauza hacia vías de negociación políticas, aunque ha admitido que el diálogo será lento ("Esto no lo arreglaremos en dos días, lo sabemos", ha advertido). Y ha insistido que la posición del Govern es que la única salida es la amnistía y la celebración de un "referéndum" independentista.

Preguntado por los indultos, el president ha señalado que "nosotros no nos opondremos a cualquier decisión que alivie el dolor de los presos y sus familias". Pero ha instado al Gobierno a "tomar la decisión cuanto antes".

Reunión y mesa de diálogo

Este viernes, Sánchez y Aragonès mantuvieron una conversación telefónica de alrededor de 40 minutos y acordaron reunirse en La Moncloa en una fecha por determinar pero antes de que acabe este mes. Será el punto de partida para recuperar la mesa de diálogo que quedó suspendida por la pandemia y por la inhabilitación de Torra.

Además, este lunes ambos coincidirán en Barcelona en el acto de Foment en el que se homenajeará al editor de La Vanguardia, Javier Godó. Una ocasión en la que está previsto que se fotografíen juntos para confirmar el deshielo de las relaciones entre ambos ejecutivos, nacional y autonómico.