Menú Buscar
Reunión de la Mesa del Parlament, donde los independentistas tienen mayoría, presidida por Carme Forcadell /  FOTOMONTAJE DE CG

El arco parlamentario catalán se prepara para una nueva treta independentista

Los políticos reanudan esta semana su actividad ante la posibilidad de que JxS y la CUP cuelen por la puerta de atrás la ley del referéndum en un Pleno aún no convocado

6 min

Los políticos catalanes apuran las últimas horas de sus vacaciones veraniegas, aunque a día de hoy, no hay convocado ningún Pleno en el Parlamento catalán. A pesar de que la mayoría independentista de la Cámara catalana decidió que la segunda quincena de agosto sería hábil --habitualmente el curso parlamentario se reanudaba el 1 de septiembre--, todavía no se ha señalado la sesión plenaria en la que Junts pel Sí y la CUP podrían colar por la puerta de atrás la ley del referéndum para ser aprobada en lectura única. Esto es, por la vía de urgencia y sin debate. La decisión queda en manos de la Mesa del Parlament, que se reúne mañana miércoles a las 10 horas.

De esta forma, se consumaría un doble desafío al Estado. Por un lado, se incumpliría la prohibición del Tribunal Constitucional (TC) de aplicar la reforma del reglamento del Parlamento catalán que debe permitir la aprobación exprés de la ley del referéndum impulsada únicamente por JxS y la CUP, con el rechazo de PP, PSC, Ciudadanos y CSQP. Por otro, se daría un paso decisivo en la hoja de ruta que debe culminar en un referéndum del 1-O. Y en el temido choque de trenes. Por ello, tanto los magistrados del TC como el Gobierno permanecen expectantes ante una virtual tramitación de a ley.

Sin embargo, en el orden del día de la reunión de la Mesa prevista para el miércoles no figura la votación de esa ley fundamental del procés.

“Resulta muy sospechoso que Carme Forcadell (presidenta del Parlament) decida de forma arbitraria ignorar determinadas iniciativas de los diputados que han pasado por el registro”, explican a Crónica Global fuentes de la oposición, convencidas de que, con la omisión de esa ley, se pretende soslayar la actuación del TC. La ley del referéndum fue registrada en la Cámara catalana el pasado 31 de julio.

“Todo es posible, quizá los independentistas decidan en el último momento incluir la ley en la reunión de la Mesa. O esperar a que se celebre el Pleno y alterar el orden del día para incluir la votación en lectura única de la ley del referéndum”, explican un diputado socialista.

De esta forma, la actuación de las instituciones del Estado sería posterior a la aprobación de la ley, que los secesionistas “venden” como la arquitectura legal necesaria para convocar el referéndum del 1 de octubre. Dicho de otra manera, la impugnación ya no sería sobre la gestión de la Mesa, que como se sabe es objeto de una investigación judicial en la que la que Forcadell aparece como querellada tras desoír las advertencias del TC y de los letrados del Parlament, así como del Consejo de Garantías Estatutarias --órgano encargado de velar por el ajuste de las leyes catalanas a la Constitución y el Estatuto--. Esa impugnación afectaría a la “soberanía catalana”, según el lenguaje separatista, ávido de argumentos que justifiquen la agitación política y social.

El precedente

No sería la primera vez que se altera el orden del día de un Pleno para votar una propuesta no prevista inicialmente. Hace varias semanas se modificó la programación parlamentaria para votar dos iniciativas de la CUP y CSQP en las que se instaba al Govern a presentar acusación en el caso Palau, relativo a la supuesta financiación irregular de CDC.

En medios parlamentarios se valoran otras dos posibilidades: que se posponga la votación o que la ley del referéndum sea tramitada, no ya como proposición de ley, sino como proyecto del Govern. Pero el tiempo apremia, y también la CUP, que exige avanzar en el procés por el camino de la desobediencia y la insumisión a las leyes españolas. “Los antisistema siguen llevando las riendas, por lo que los partidos del Govern se ven obligados a hacer un gesto rupturista”, comenta una diputada de Ciudadanos, mientras que fuentes populares insisten en su máxima de no caer en las provocaciones separatistas y dejar que los propios partidos pro-referéndum “se aclaren”.

En cualquier caso, la oposición se prepara para una nueva argucia de las formaciones independentistas.

Destacadas en Política