Menú Buscar
Una foto de archivo de lazos amarillos / EFE

Archivada la denuncia contra el grupo que retiraba lazos amarillos en el Ebre

La causa parte de una reclamación de cuatro particulares que acusaban a 14 personas de los delitos de daños al mobiliario público y hurto

07.09.2018 10:18 h.
5 min

El Juzgado de Instrucción 1 de Falset (Tarragona) ha decidido archivar la denuncia contra un grupo de 14 personas que se habían organizado para retirar lazos amarillos en la madrugada del 17 de agosto en varias localidades de la zona del Ebre. El tribunal considera que “no concurren los elementos integrantes de los delitos imputados” en el inicio del proceso judicial.

Parte de una denuncia que cuatro particulares interpusieron en la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Mora d’Ebre (Tarragona). Propició una intervención que levantó polvareda de los agentes. La policía catalana identificó a los integrantes del grupo que retiraba los símbolos políticos. Todos ellos fueron acusados de los delitos de hurto y de daños al mobiliario urbano.

Amenaza del Govern

La polémica fue a más tras la intervención de la consejería del Interior. El departamento liderado por Miquel Buch informó en las redes sociales que los identificados se exponían a multas de hasta 30.000 euros porque se les aplicaría la Ley de Seguridad Ciudadana, la llamada  ley mordaza.

“Resulta evidente la total ausencia del ánimo de lucro en relación con el delito del hurto imputado”, explica el juez en el auto que ha salido a la luz este viernes por la mañana. Incide en que es de “público conocimiento la existencia de grupos de personas que, en el marco de la situación política existente en Cataluña, vendrían colocando y quitando diversos signos y símbolos políticos”.

Símbolos sin propietario

Reconoce esta realidad en el territorio, pero rechaza el argumento de que “éstos puedan ser de propiedad particular de personas o entidades concretas”, tal y como alegaban los denunciantes. Señala que “obran con finalidades muy distintas a la obtención de un beneficio o ventaja económico, elemento intencional del delito que resulta básico para su apreciación”.

En cuanto a los daños al mobiliario público que se les imputan, el juez manifiesta que se trata de “arañazos efectuados sobre el letrero ubicado en la entrada de Mora la Nova, así como el corte en las cuerdas del mástil donde se encontraba alzada una de las banderas esteladas substraídas”. Por lo que no se ha “destruido o inutilizado” el bien, por lo que no ha lugar al delito penal que se indica en la denuncia.

Posibilidad de recurso

Con todo, deja la puerta abierta a que el “posible deslucimiento” de los bienes a los que hace referencia pudiera referenciarse a una de las infracciones contempladas en la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana a la que aludía el Govern, la ley mordaza. Cuestión que va más allá de la jurisprudencia del Juzgado de Instrucción de Falset.

El tribunal remite a la Fiscalía sus conclusiones y decreta el “sobreseimiento provisional y archivo” de las actuaciones. Existe la posibilidad de presentar un recurso si las partes implicadas lo consideran oportuno.

Neutralidad pactada

La decisión del juzgado de Falset se hace pública el día después del encuentro de la Junta de Seguridad en Cataluña. La reunión en la que el Ministerio del Interior arrancó a la Generalitat el pacto de que se debía defender la neutralidad del espacio público. “Es un lugar de encuentro que no se puede monopolizar”, afirmó el titular de la cartera estatal, Fernando Grande-Marlaska, en la rueda de prensa posterior.

El Estado y la Generalitat mostraron una imagen de cooperación y “lealtad institucional”, tal y como repitió el ministro, con la que intentaron rebajar la tensión que se ha vivido con los lazos amarillos este verano en Cataluña.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información