Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès / EUROPA PRESS

Aragonès se pone de perfil ante la sentencia del Supremo sobre el castellano

El presidente catalán cree que fijar porcentajes es un "error" y asegura que defenderá el modelo lingüístico actual y buscará "el camino para blindarlo"

3 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, rehuye responder si cumplirá la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a un 25% de clases en castellano en las aulas de Cataluña. “El debate no es obediencia o desobediencia. Tenemos un modelo que ha funcionado con lagunas, pero que no están precisamente en una falta de conocimiento del castellano”, ha manifestado, corrigiendo lo que dijo el conseller de Educación, Josep González-Cambray.

Cree que fijar porcentajes es un “error” y ha asegurado que defenderá “el modelo que hay actualmente” y buscará “el camino para blindarlo”.

Carga contra PP y Cs

El president ha echado la culpa del debate sobre la lengua a partidos como PP y Ciudadanos. Considera que los populares utilizan esta cuestión “para rascar votos fuera de Cataluña”, y el partido naranja para “sustituir su irrelevancia política”. Además, ha pedido hacer una apuesta clara por el catalán también en el ámbito audiovisual, porque considera que el castellano no está en peligro, pero el catalán sí. 

“Necesitamos dotarnos de nuevas herramientas para avanzar en el conocimiento y el uso social del catalán”, ha sentenciado.

Rechaza pactos con el PSC

Por otro lado, en una entrevista en RTVE, Aragonès ha cargado contra el PSC y ha dejado claro que no pactará con el partido liderado por Salvador Illa. Ya lo demostró cuando rechazó negociar los presupuestos de la Generalitat para el 2022 con los socialistas y acabó pactándolos con los comunes.

“Tenemos modelos muy diferentes y no veo viable un acuerdo. De hecho, ellos quieren ser la alternativa a lo que representa el modelo republicano”, ha añadido.

Pasaporte Covid

En cuanto a la implantación del pasaporte Covid en bares, restaurantes y gimnasios, esta tarde está previsto que se reúnan el Departamento de Salud y el de Políticas Digitales para fijar una fecha de entrada, después del fiasco del viernes. Según el president, la previsión es que sea “cuanto antes” y a lo largo de esta semana.

También ha defendido iniciar la vacunación de los niños entre los 5 y los 11 años, teniendo en cuenta que es la franja de edad donde se “dan las incidencias más elevadas de contagio”.