Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat de Cataluña / EP

Aragonès presume de la vuelta al diálogo en sus primeros 71 días de mandato

El republicano rompe con la etapa bronca de JxCat al frente de la Generalitat, aunque insiste en el referéndum y la amnistía

4 min

El president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha hecho balance del curso político antes de las vacaciones, y ha presumido en sus primeros 71 días de mandato de “recuperar la fuerza institucional para resolver con el Gobierno el conflicto político”. En este sentido, el republicano deja atrás la etapa de Quim Torra y Carles Puigdemont de confrontación con el Estado, pero insiste en “defender la amnistía y la autodeterminación” de Cataluña por ser los “consensos más amplios del país”.

Aragonès ha recordado que “este curso político ha sido de alta complejidad” por estar marcado por la pandemia y la “inestabilidad e incertidumbre política que provocó” la “inhabilitación del president Torra”. El líder republicano ha insistido en pactar un referéndum con el Gobierno en su apuesta por “resolver el conflicto político” y mantener en paralelo la mesa de diálogo y la comisión bilateral. Es decir, la Generalitat se abre a una nueva etapa de diálogo y autonomismo, sin renunciar a sus objetivos de independencia.

Vacunación y aeropuerto

El presidente catalán ha anunciado que a partir de mañana se abrirá la franja de edad de entre 12 y 14 años para pedir citas previas para vacunarse. “Tenemos que dar un nuevo paso en el ritmo de vacunación” para frenar la expansión del Covid-19, ha expresado Aragonès, mientras ha recordado que “la quinta ola está ralentizando el fin de las restricciones”.

Respecto a la ampliación del aeropuerto de El Prat, acuerdo anunciado ayer entre Govern y Gobierno, Aragonès ha recordado que si lo hubieran “afrontado desde Cataluña” lo habrían “hecho de forma muy diferente”. En este sentido, el president sigue marcando su apuesta por el autogobierno catalán y el traspaso de competencias sin perder de vista una tercera consulta, esta vez, con la pretensión de poder pactarla con el Ejecutivo nacional.

Infraestructuras ideológicas y referéndum

Aragonès ha asegurado que las ampliaciones, mejoras o creaciones de infraestructuras en España se han hecho con "criterios ideológicos" y no "técnicos". No obstante, en el caso del acuerdo del Gobierno español sobre el aeropuerto de El Prat, el presidente catalán no lo ha catalogado como tal, a pesar de ser una iniciativa promovida por el Ejecutivo. El republicano ha recordado que la ampliación "está en fase inicial" y faltán años para la aprobación europea, así como las compensaciones medioambientales, que cree que serán "fundamentales" para la viabilidad del proyecto. 

A pesar de acusar a los gobiernos nacionales de utilizar la ideología en sus inversiones en infraestructuras, sigue en la línea de pactar un referéndum con el Gobierno --que sería la tercera consulta realizada al respecto en Cataluña, aunque la única legal y acordada--. En este sentido, Aragonès ha asegurado que "no queremos imponer la independencia a nadie", pero mantienen su línea de separación de España de forma pública, aunque los republicanos frenan en la escalada bronca de sus antecesores postconvergentes y abren en privado la etapa colaboración con el Ejecutivo nacional a través de la comisión bilateral y la mesa de diálogo.