Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el acto de presentación del informe del grupo Cataluña 2022 / EUROPA PRESS

Aragonès insiste: los indultos no le bastan y exige "autodeterminación y amnistía"

El presidente de la Generalitat pone al mismo nivel de relevancia el 'procés' y la recuperación postCovid, para la cual reivindica tener "las herramientas de un Estado propio"

Ricard López
6 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha insistido este jueves en que no se conforma con los indultos a los líderes del procés da por sentado que su "amnistía" y un la celebración de un referéndum de "autodeterminación" generan un amplio consenso. Lejos de la distensión vaticinada por el Gobierno con su medida de gracia, el máximo responsable del Ejecutivo autonómico persiste en mantener vivas las reclamaciones secesionistas de siempre, que considera tan importantes como la lucha contra la grave crisis sanitaria, social y económica causada por el coronavirus.

"El conflicto político que tenemos que abordar y resolver sin demora no acabaría sólo con unos indultos. Tenemos exiliados pendientes de juicio y Cataluña hoy todavía debe poder ejercer con libertad el derecho a decidir su futuro político", ha advertido Aragonès en el acto de presentación de un informe elaborado por Cataluña 2022, un equipo de expertos de varios ámbitos al que el expresidente Quim Torra encargó analizar los escenarios posteriores a la pandemia.

"Necesitamos una sacudida"

En un discurso no muy diferente a los de su antecesor en el cargo, el nuevo presidente de la Generalitat ha manifestado que Cataluña "vive una situación de excepcionalidad" que debe resolverse para, según él, poder afrontar todas las transformaciones sociales y económicas necesarias.

Según Aragonès, Cataluña "necesita una sacudida" ahora que en su opinión se empieza a superar la pandemia, por lo que la lucha contra el coronavirus debe ser compatible con el procés, en lo que él denomina "resolución del conflicto con el Estado".

"Cuestión fundamental"

El dirigente de ERC ha subrayado que sus objetivos de "autodeterminación y amnistía" generan un amplio consenso en el Govern, "mucho más allá de la mayoría parlamentaria que nos ha dado confianza". Razón que le lleva a concluir que "Cataluña debe poder ejercer con libertad el derecho a decidir su futuro político".

"La salida de la crisis no debe abandonar esta cuestión fundamental ni supeditar la voluntad mayoritaria de la ciudadanía de que Cataluña se convierta en un país europeo próspero y cohesionado", ha dicho.


Pere Aragonès insiste en exigir "amnistía y autodeterminación" / EUROPA PRESS

"Estado propio"

Aragonès ha ubicado, por tanto, al mismo nivel de relevancia sus reivindicaciones nacionalistas, a las cuales promete dedicar tantos esfuerzos como a intentar salir de la grave crisis pandémica y a abordar el futuro económico y social de Cataluña.

"En muchos ámbitos, el futuro de prosperidad y bienestar para todos exige tener todas las herramientas para implementarlos que, desde mi punto de vista y el de mi gobierno, son las herramientas de un Estado propio, de una república al servicio de la ciudadanía de Cataluña. Hay otros proyectos plenamente legítimos y de eso es lo que toca también discutir", ha abundado.

"Dejar atrás el mundo de ayer"

En este sentido --y después de más de un lustro con su partido al frente de la Generalitat junto a JxCat--, el dirigente nacionalista ha sostenido que "hay que dejar atrás el mundo de ayer y construir el mundo de hoy, que ya es el mundo de mañana".

Para ello, ha recalcado que "necesitamos encaminar con toda urgencia y voluntad transformadora la salida de la crisis e imaginar cómo queremos que sea el país los próximos 10 ó 15 años", a fin de "actuar desde mañana mismo". En este punto, ha reiterado sus compromisos para impulsar las cuatro grandes transformaciones que defiende: la social y económica, la verde, la feminista y la democrática.

Informe

En el informe del grupo Cataluña 2021, titulado Reset. Llamamiento para reactivar el país, de 63 páginas, la treintena de expertos que lo han elaborado proponen 125 "acciones" distintas en lo que se pretende que sea "un plan para reactivar el país" distribuido en tres ámbitos.

El primer ámbito es el de "una sociedad justa, empoderada y capaz", el segundo es el de "una economía competitiva basada en el talento y la innovación", y el tercero es "un sector público reformado, ágil y tractor", en el que se aboga por una reforma de la administración pública.