Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, reunidos en el Palacio de la Moncloa inician el diálogo / EUROPA PRESS

Aragonès insiste en la "amnistía y la autodeterminación" tras reunirse con Sánchez

El presidente de la Generalitat cree que la reunión con su homólogo del Gobierno constata la existencia de un "conflicto entre Cataluña y España" y anuncia que la "mesa de diálogo" será en septiembre

9 min

Nada cambia en el discurso del presidente de la Generalitat tras su primera reunión con su homólogo del Gobierno español, Pedro Sánchez, de este martes en La Moncloa. El máximo mandatario del Govern ha insistido tras la misma en su exigencia de una "amnistía" para todos los encausados por el procés, en llevar a cabo un referéndum de "autodeterminación" y, de nuevo, en identificar sus objetivos nacionalistas y los problemas judiciales de sus correligionarios con los de toda la ciudadanía catalana, al manifestar que se trata de un "conflicto entre Cataluña y España".

Según Aragonès, la reunión de hoy, de dos horas y media de duración, "ha servido para reafirmar la existencia de un conflicto político entre Estado español y Cataluña". Algo que, a su modo de ver, se debe resolver "dialogando y mediante el voto", y que pasa por "la amnistía y la autodeterminación".

"Mesa de diálogo" en septiembre y "comisión bilateral" en julio

El presidente de la Generalitat, asimismo, ha desvelado que la denominada mesa de diálogo entre el Gobierno y los dirigentes del Ejecutivo autonómico se reunirá en Barcelona en la tercera semana de septiembre, a partir del día 13 de ese mes, justo después de la festividad de la Diada. Sin embargo, no ha aclarado si ambos presidentes estarán presentes en la misma, pues ambas partes aún deben decidir quién les representará. En las próximas semanas, los equipos de trabajo de ambas partes intentarán acordar la metodología, el orden del día y la fecha exacta del encuentro.

Aragonès también ha anunciado que la comisión bilateral Estado-Generalitat para abordar materias más centradas en la gestión, como inversiones y transferencias, se reunirá antes: concretamente en julio. Y, en este punto, ha advertido de que "no hemos hecho este camino para volver al 2010, cuando el Tribunal Constitucional cambió el Estatut que se votó".

Consejo de Europa

El dirigente autonómico, por otra parte, ha instado al Gobierno a acatar el informe votado por la Asamblea del Consejo de Europa --un organismo no dependiente de la Unión Europea, y cuyas conclusiones no son vinculantes-- para poner fin, según él, a "la persecución a los representantes políticos y servidores políticos en el ejercicio de su mandato", en alusión a los encausados por el procés. Y, para ello, ha reclamado la retirada de las euroórdenes a los dirigentes fugados. Aragonès, no obstante, ha pasado por alto el hecho de que ese mismo Consejo rechaza los referéndums de "autodeterminación" no contemplados en la Constitución, como es el caso.

Aragonès ha insistido en que su objetivo de alcanzar la secesión de Cataluña es irrenunciable y que, por ello, el referéndum es "el camino intermedio". Algo que ha justificado sosteniendo que es un clamor de la ciudadanía catalana y que esta opción, no amparada por la legalidad, "incluye a todos, a los del partidarios del sí a la independencia y a los del no". Un argumento partidista que ha tratado de sostener contraponiéndolo al deseo del Gobierno de "mantener el status quo". Algo que, según él, "no es una solución porque no incluye a la totalidad de los catalanes".

"Grandes consensos"

El presidente de la Generalitat continúa dando por sentado, por tanto, que sus reivindicaciones son mayoritarias entre la ciudadanía. Entre ellas, también, el regreso de los dirigentes fugados de la justicia por el procés: "Estos son los dos grandes consensos que existen en la sociedad catalana. Que no entre nadie más en la cárcel, que se acabe la represión, que los exiliados puedan volver con plena libertad y que el conflicto se decida democráticamente en las urnas", ha manifestado.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe en el Palacio de la Moncloa al president de la Generalitat de Catalunya, Pere Aragonès / EP
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), recibe en el Palacio de la Moncloa al de la Generalitat, Pere Aragonès / EP

En este punto, Aragonès ha reconocido que "la negociación no será fácil", porque "no renunciaremos a nada e iremos con toda la ambición".

Críticas a la justicia

El dirigente de ERC ha aprovechado la ocasión para criticar a la justicia española afirmando que, en su opinión, lo que "rompe la división de poderes" es "el secuestro por parte de la derecha política de los órganos de gobierno de la judicatura".

"Cuando el PP tiene secuestrada la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ejerciendo el derecho a veto desde el Congreso de los Diputados para impedir la renovación del máximo órgano de gobierno de la judicatura, decir que mi propuesta es la que rompe la división de poderes creo que no es lo más acertado", ha aducido.

Por lo que respecta a las demandas del Tribunal de Cuentas a exmandatarios y altos cargos de la Generalitat por el gasto de dinero público para promocionar el procés en el extranjero, Aragonès ha señalado que su Govern continuará apoyándoles declarándose como parte no perjudicada: "La Generalitat ya ha aportado la documentación en el sentido que no nos consideramos Administración perjudicada. A partir de la fase de hoy, vamos a seguir en esta línea, con mucha más fuerza", ha advertido.

El Gobierno pide diálogo entre catalanes

Por parte del Gobierno, la portavoz María Jesús Montero ha destacado que la reunión entre Sánchez y Aragonès ha sido cordial y que el propósito del Gobierno es que la Generalitat pase página a la "confrontación" y tenga en cuenta los planteamientos de la ciudadanía no nacionalista mediante el diálogo interno entre catalanes.

Por lo que respecta a los maximalismos de Aragonès y su exigencia de "amnistía" y un referéndum secesionista, Montero ha aclarado que "en ningún momento Sánchez ha hablado de ninguna de esas cuestiones, ni Aragonès esperaba que hiciera alguna referencia a ello. Ambas partes son conscientes de las limitaciones de cada uno", ha sostenido. Sin embargo, Montero ha señalado que sí se puede profundizar en "un mayor autogobierno" para Cataluña.