Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), junto al vicepresidente, Pere Aragonès (ERC) / EFE

El vicepresidente Aragonés (ERC) también rechaza la vía unilateral

El republicano se desmarca de la desobediencia y da prioridad a una mesa de negociación y a ampliar la base social independentista

08.09.2018 10:34 h.
3 min

El vicepresidente de la Generalitat y adjunto a la Presidencia de ERC, Pere Aragonès, ha rechazado la unilateralidad como vía para lograr la independencia y ha dado prioridad a la negociación y a la ampliación de la base social. En la líneda de las declaraciones efectuadas esta semana por el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, el número dos del Ejecutivo de Quim Torra ve necesaria una mayoría más amplia para impulsar el proyecto secesionista. En este sentido, el republicano se ha desmarcado de los amagos de desobediencia del presidente catalán

"No debemos desobedecer porque sí, lo debemos hacer en función de lo que podamos avanzar", ha dicho. Sus reflexiones se producen después de que el líder del partido, Oriol Junqueras, asegurara desde la cárcel de Lledoners que "nuestro escenario siempre ha sido bilateral" e hiciera un llamamiento a no caer en el frentismo y a "aprender para hacer mejor las cosas en el futuro". Según Junqueras "nos empujaron a la unilateralidad".

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Aragonès ha asegurado que la independencia llegará "con una mesa de negociación", pero ve necesaria una mayoría más amplia para generar las condiciones que la propicien.

"En algunos casos, esto ha sido más acelerado porque el estado matriz estaba en descomposición, como la Unión Soviética o Yugoslavia, o porque había un apoyo internacional de grandes potencias como los Estados Unidos", ha argumentado.

Grandes consensos

Es por ello que ha apelado "a los grandes consensos del 80%", en referencia a la apuesta por un referéndum en Cataluña, al rechazo a la acción judicial contra el independentismo y a la apuesta por la república por delante de la monarquía, que defiende que comparten cuatro de cinco catalanes.

Por otro lado, Aragonés ha instado a "presionar al máximo para que el Estado tenga también un coste" de los juicios al anterior Govern y a otros líderes soberanistas.

Aragonés ha recordado que "cuando en Turquía hay una sentencia contra periodistas o políticos, quien sufre es Erdogan en términos de prestigio internacional", por lo que ha advertido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que puede acabar afectado por el resultado de la causa abierta en el Tribunal Supremo.

"Si mantienen una línea represiva las instituciones del Estado contra un independentismo pacífico y democrático, él entra dentro del pack", ha apostillado.