Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El president de la Generalitat, Pere Aragonès, interviene en su primer debate de política general (DPG), en el Parlament / EUROPA PRESS

Aragonès defiende su mesa de diálogo: “No hay atajos ni fórmulas mágicas”

El presidente de la Generalitat pide a sus socios de Junts per Catalunya (JxCat) unidad y lealtad para negociar con el Gobierno en un proceso que será largo, pero “es la única fórmula ganadora”

3 min

Pere Aragonès ha dejado muy claro en su primer discurso como presidente de la Generalitat en el debate de política general que su principal objetivo, la independencia, es “indisociable de la mejora social” para que las futuras generaciones “vivan en una república verde, feminista y más justa”: “Quiero que seamos la última generación que sufre la represión, el expolio y el desprecio del Estado español”.

Un discurso dirigido hacia sus socios de Junts per Catalunya, formación liderada por Carles Puigdemont, pero a los que también ha exigido lealtad y unidad de acción para negociar con el Gobierno un referéndum de autodeterminación en la mesa de diálogo.

"Estrategia ganadora"

“Solo hay una estrategia ganadora posible, forzar la negociación con el Estado y sumar apoyos. Se necesita el apoyo de la comunidad internacional. Es lógico que dirigentes independentistas sean escépticos. No somos ingenuos. Pero pido que alcemos la mirada, conseguir el objetivo es complejo. No hay atajos ni fórmulas mágicas”, ha dicho el republicano.

“Estamos obligados a ser escépticos –ha añadido--, pero también a ser leales y trabajar. Porque si el Estado no aprovecha este proceso de negociación, se evidenciará que no tiene ninguna voluntad de solucionar el conflicto. Debemos ser ambiciosos. Y con toda la unidad de acción”.

Referéndum

Ha defendido que los acuerdos alcanzados sean refrendados por toda la ciudadanía. “Si el Estado no se lo toma en serio y sigue la persecución contra el independentismo, más razones tendremos en términos internacionales y reputacionales. La negociación no será fácil ni rápida. Necesita mucha fuerza social. No se trata de una mesa de diálogo entendida como para ir a charlar, es una mesa de negociación”, ha precisado.

Según Aragonès, “aquí no sobra nadie”, y quiere trabajar para que cada vez haya más fuerzas políticas que se sumen a su objetivo. “La tentación del Estado es dormir el proceso independentista, intentar dividirnos. Por tanto, más unidad que nadie. O puede descolgarse de la mesa. Tenemos mucha más fuerza de lo que creemos”, ha sentenciado.