Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente catalán, Pere Aragonès (i), y el vicepresidente, Jordi Puigneró (d) - CG

Aragonès: “Con el catalán, nos jugamos ser una nación de imposición o de decisión”

El president, que ha hecho balance del primer año legislatura, descarta someterse a una cuestión de confianza porque la CUP se descolgó de los presupuestos de la Generalitat

6 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha advertido de que “nos jugamos ser una nación de imposición o de decisión”, en referencia a la sentencia sobre el 25% de castellano. Ha valorado positivamente las negociaciones de los grupos parlamentarios, que está convencido de que prosperarán, paralelas al decreto ley que el Govern prepara.

Por otro lado, el president ha descartado someterse a una cuestión de confianza, tal como acordó con la CUP, porque este grupo se descolgó de los presupuestos de la Generalitat de 2022 y ha criticado la decisión del Tribunal Supremo de revisar de los indultos concedidos a los condenados por el 1-O, un cambio de criterio que atribuye "a un cambio de mayorías y a un tribunal politizado". Considera que la solución es una ley de amnistía.

Aragonès (ERC), y el vicepresidente, Jordi Puigneró (Junts per Catalunya), han protagonizado el acto “’Un año transformando Cataluña’, con motivo del primer año de legislatura. Según el balance hecho por la Generalitat, durante este tiempo se ha desplegado un 33,88% del Plan del Govern, que se compone de 1.486 items (782 medidas y 702 submedidas) y donde ha dado prioridad a cuatro niveles de transformación: democrática, social, verde y feminista.

Balance positivo

“El balance es positivo, nos permite ser absolutamente optimistas de cara al futuro”, ha dicho Aragonès, mientras que Puigneró se ha referido a la situación de “represión que todavía existe en Cataluña”, a la falta de instrumentos que, ha dicho, solo serán posibles en una Cataluña independencia y a “la llegada de solo un 7% de los fondos Next Generation”.

Puigneró ha destacado, como principales cumplimientos, el despliegue de la fibra óptica o la aprobación del decreto ley de las energías renovables, el plan de salud o los mil millones de euros destinados a vivienda.

La defensa del catalán es, según el número dos del Govern, es uno de los ejes, con el proyecto AINA en cabeza, que pone la inteligencia artificial al servicio de ese idioma. La gratuidad de la enseñanza en P2, la rebaja de las matrículas universidades  la aprobación de la ley de la ciencia forman parte de esos cumplimientos.  Puigneró ha destacado la transversalidad de las políticas feministas.

Grandes retos

Los grandes retos del Govern son el cambio climático, el migratorio y la transformación digital. “Pero hay un reto superior que es la resolución del conflicto político, que estamos impulsando desde este Govern con el liderazgo del president”, ha dicho Puigneró.

Aragonès ha asegurado que se están poniendo las bases del cambio, con avances en la reducción del paro, la apertura de las delegaciones del Govern en el exterior, el refuerzo del sistema de salud mental, la feminización de los Mossos, el abordaje del Pacto Nacional por la Lengua.

“Tomamos decisiones imaginativas, pero algunas también son incómodas, como la renovación de la cúpula de los Mossos”, ha dicho el president, quien ha explicado que su objetivo ha sido “buscar consensos y superar las visiones cortoplacistas. Un ejemplo fue la investidura o el acuerdo para renovar diferentes organismos estatutarios (CCMA, CAC, Sindicaturas…). El objetivo es acabar la represión y defender la lengua catalana de las amenazas judiciales. Trabajamos para fortalecer al máximo el consenso lingüístico. Nos jugamos el futuro de la nación catalana, ser una nación de elección, no de imposición, con la lengua catalana como elemento central”.

Fortalecer el modelo lingüístico

En este sentido, ha dicho que sobre la mesa está la aprobación de un decreto ley, mientras que, en paralelo, los grupos parlamentarios trabajan. “El objetivo es fortalecer el modelo lingüístico en las escuelas. Hay que seguir trabajando para que los alumnos conozcan catalán y castellano al cien por ciento, pero es en catalán donde hay más déficit”. Al respecto, Puigneró ha abogado por un amplio consenso para blindar así el modelo lingüístico en las aulas.

Aragonès admite que la negociación con el Gobierno para solucionar el conflicto independentista “es compleja, pero no renunciamos a lograr un referéndum. Desde los indultos no se ha avanzado suficientemente, hay compañeros en el exilio o pendientes de juicio y un catalagate. Es imprescindible que el Gobierno se mueva, que actúe como una democracia avanzada, dando explicaciones. Hay que restablecer la confianza mínima”.

Sobre los Juegos Olímpicos de Invierno y la fallida candidatura conjunta de Cataluña y Aragón, el presidente ha dicho que está predispuesto a superar las dificultades y que trabaja conjuntamente con el COE. “Queremos los Juegos”, ha subrayado.