Menú Buscar
El vicepresidente y responsable económico del Govern, Pere Aragonès, en el último congreso de ERC junto a la portavoz del partido, Marta Vilalta (i), dos políticos que han negociado la investidura de Pedro Sánchez / EUROPA PRESS

Aragonès afirma que ERC está dispuesta a "pagar el precio" de investir a Sánchez

El vicepresidente admite los riesgos que supone su abstención, pero defiende que su partido haya salido de su zona de confort

2 min

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha asegurado que ERC ha asumido un riesgo al investir como presidente del Gobierno al socialista Pedro Sánchez, y ha subrayado que su formación está "dispuesta a pagar el precio para que el país avance".

Pere Aragonès está dispuesto a 'pagar el precio' por investir a Sánchez / EUROPA PRESS

En una entrevista de Catalunya Ràdio, el dirigente republicano ha explicado que su partido ha "salido de su zona de confort" al cambiar su posicionamiento del 'no' a la abstención en el debate de investidura, permitiendo a Sánchez acceder a la Moncloa. Lo cual, reconoce, supone estar en el foco del independentismo más irredento.

Ha recordado que lo ha hecho en base a un pacto para crear una mesa de negociación cuyos acuerdos serán votados por la ciudadanía catalana, y ha reconocido que su cambio de posicionamiento en el pleno de investidura supone una "contradicción", pero ha defendido que su formación se ha regido por los intereses de Cataluña y no por los de partido.

"Asumir contracciones es a veces la mejor forma de avanzar. Esto no significa renunciar a la independencia. Para avanzar hacia este objetivo muchas veces hay que hacer operaciones arriesgadas", ha dicho al ser preguntado por si considera que JxCat no ha abandonado la zona de confort a la que hacía referencia al no moverse del 'no' a Sánchez.

Aragonès no ha concretado extremos del contenido de la mesa de negociación acordada como si pedirán al Gobierno que se retire de todas las causas judiciales contra los dirigentes independentistas, porque estos asuntos se deben "discutir en la mesa de negociación", aunque ha recordado que en los acuerdos está el de acabar con la judicialización del conflicto político.