Menú Buscar
El vicepresidente de la Generalitat y dirigente de ERC, Pere Aragonès, en el punto de mira de la Guardia Civil / EUROPA PRESS

Aragonès advierte de que hace falta "mucha más gente" para alcanzar la independencia

El vicepresidente del Govern y dirigente de ERC señala que "solo hay una vía" para lograr la secesión: "una mayoría social inapelable que esté a favor de ella"

5 min

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha admitido que para lograr la independencia de Cataluña "necesitamos ser mucha más gente", "acumular grandes mayorías", "una mayoría inapelable" a favor de la secesión.

Así lo ha señalado el dirigente de ERC en una entrevista publicada hoy en Ara, en la que ha evitado en todo momento hablar de unilateralidad y ha defendido "avanzar" en una "negociación" para "forzar al Estado a aceptar que la solución sean las urnas".

"No somos todos los que querríamos"

Aragonès ha dejado claro que la posición republicana no pasa ni por "aflojar" ni por plantear "que nos hemos de rendir". "Lo que decimos es que, como queremos ganar la independencia, necesitamos acumular mucha más fuerza, y que seguramente no estamos tan lejos ni somos todos los que querríamos, por tanto, necesitamos ser mucha más gente", ha explicado.

Y ha añadido que "muchísima gente de este país comparte que necesitamos acumular grandes mayorías".

Descarta el "tenemos prisa"

El vicepresidente del Govern se ha desmarcado de uno de los lemas que los líderes del procés utilizan desde hace años: "Tenim pressa" ("Tenemos prisa").

"La cuestión no es tener prisa, que yo siempre la he tenido --ha matizado--, sino avanzar. La cuestión no es decir que tienes mucha prisa o decir que quieres la independencia, la cuestión es hacera. Y para hacerla, como ya llevamos diciendo desde hace muchas décadas en ERC, solo hay una vía: una mayoría social inapelable que esté a favor de ella".

"Estrategia" común indendentista

Aragonès ha restado importancia a las discrepancias mostradas entre JxCat y ERC. Ha reconocido que la crisis de esta semana en el Parlament por las diferencias sobre cómo afrontar la suspensión de los diputados procesados "no ha gustado a nadie". Pero ha justificado lo ocurrido por estar en un escenario de "represión sistemática" por parte del Estado.

Así, ha apostado por acordar "una estrategia" que sea "ampliamente compartida" por el independentismo. Algo que ve factible porque "hay muchos elementos en común" y cree que será posible "en las próximas semanas".

"Punto de inflexión en la historia de Cataluña"

Respecto a la intensificación de la violencia independentista en los últimos días --que ha rebajado a "momentos de tensión--, ha hecho "un llamamiento a la responsabilidad de todos" y ha reivindicado que las movilizaciones secesionistas "han sido inmensamente pacíficas".

Y, en relación a la sentencia del juicio por el procés, ha augurado que "será dura" y "tendremos que responder", por lo que ha pedido "mantener la máxima unidad". "Tendremos que tener un Govern que responda a una situación que será complicada, que tendrá un punto de inflexión en la legislatura y me atrevo a decir que también en la historia de Cataluña".

Diferencias ERC-JxCat

En las últimas semanas, las diferencias estratégicas entre JxCat y ERC se han hecho cada vez más evidentes. Mientras el president Torra y Carles Puigdemont han apostado por una estrategia de aumentar la tensión, los republicanos han tratado de rebajarla --como también confirman las intervenciones públicas del líder del partido, Oriol Junqueras--.

El momento en el que se evidenció con mayor claridad esa división se produjo el jueves, cuando el presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), aplazó la última jornada del Debate sobre Política General por sus diferencias con la fórmula defendida por JxCat para responder a la orden del Tribunal Supremo de suspensión de los diputados procesados. Mientras tanto, la ANC ha aumentado su presión lanzando un ultimátum al Govern para que implemente la república cuanto antes.