Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès / EP

Aragonès acusa al Gobierno de orquestar una "operación de chantaje" en El Prat

El presidente intercambia reproches con la ministra: ambos se culpan de "echarse atrás" con el proyecto, que supondría una inversión de 1.700 millones

2 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha tachado este miércoles de "chantaje" que se suspenda la inversión para ampliar el aeropuerto de Barcelona-El Prat como ha anunciado la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y ha asegurado que el Gobierno no quiere invertir en Cataluña.

"Hoy ha quedado patente lo que se sospechaba desde el primer minuto: que el Gobierno español y Aena han hecho una operación de chantaje y que nunca han tenido la voluntad de invertir en Cataluña ni de hacer del Aeropuerto de El Prat un hub internacional", ha reprochado en varios tuits.

Culpa al Gobierno

Aragonès ha asegurado que la Generalitat buscaba concretar desde el consenso entre administraciones la fórmula para ampliar la infraestructura y que esto ha provocado que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se haya "echado atrás", hecho del que la ministra ha culpado a su vez a la Generalitat.

El presidente ha reprochado asimismo que se le haya comunicado la noticia "al mismo tiempo que se publicaba en los medios". Todo ello le lleva a concluir que Aena y el Ejecutivo central "solo estaban dispuestos a hacer la ampliación si era como ellos han pretendido desde un principio, destrozando un espacio protegido y sin escuchar ni al territorio ni al Govern".

Apela al 'dret a decidir'

Aragonès ha reiterado la necesidad de "trabajar desde el consenso" y "con criterios medioambientales" para evitar lo que considera una "imposición" con un proyecto "de tanta trascendencia" que, según él, se debería llevar a cabo "mediante el diálogo".

Como colofón a su hilo de Twitter, el presidente ha llevado la polémica al campo del procés, y ha considerado que la situación "ratifica la necesidad de que Cataluña decida su futuro político". "No podemos continuar aceptando este modelo de imposición permanente", zanja.