Menú Buscar
El director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Miguel Ángel Gimeno, en una comparecencia en el Parlament / EFE

La Oficina Antifraude reclama la devolución de 42.000 euros a un antiguo alto cargo

El polémico Daniel de Alfonso reconoció a su jefe de Recursos Humanos una serie de trienios a los que no tenía derecho, obviando una sentencia judicial

4 min

La Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) ha dictado una resolución en la que reclama al exjefe del Área de Administración, Recursos Humanos y Presupuestos Josep Maria Sangenís la devolución de 42.687 euros cobrados ilegalmente en concepto de trienios.

Sangenís ya fue investigado en 2010 por inflar dietas cuando trabajaba como interventor del departamento de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat. Posteriormente fue exculpado.

El 20 de junio de 2012, El anterior director de la OAC, Daniel de Alfonso, concedió a Sangenís el reconocimiento de un trienio, el octavo, por un valor de 5.305 euros correspondiente al 5% de sus retribuciones anuales.

Cuatro años después saltaría el escándalo que precipitaría el cese del director de la OAC, al publicarse unas conversaciones en las que supuestamente conspiraba con el exministro de Interior Jorge Fernández contra el proceso independentista catalán.

Profunda remodelación

Su sustituto al frente de la Oficina, el magistrado Miguel Ángel Gimeno, llevó a cabo una profunda reorganización que incluyó, entre otros, el despido de Sangenís, que pidió regresar a Intervención de la Generalitat, dada su condición de funcionario de carrera.

Sin embargo, en marzo de 2017, la consejería de Economía informó a la OAC de que, una vez analizado el expediente de Sangenís, se descubrió que, ya anteriormente, había solicitado el reconocimiento de esos trienios, pero que le habían sido denegados. El afectado había presentado un recurso ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 10 de Barcelona, que también desestimó esa petición en marzo de 2000. Sangenís obvió esa sentencia firme cuando reclamó esos trienios a De Alfonso.

Gimeno encargó un dictamen a la Comisión Jurídico Asesora de la Generalitat que confirmó la ilegalidad de esas retribuciones extraordinarias. En síntesis, se considera que la oficina no dispone de función pública propia, por lo que los funcionarios de carrera de la Generalitat que son adscritos a la misma, como es el caso de Sangenís, permanecen en la situación de servicios especiales.

"Alteración ilegal"

Según el informe firmado por Gimeno, “el reconocimiento indebido de servicios previos había alterado ilegalmente la generación de trienios a favor de este funcionario, de manera que se habían producido de manera indebida nuevos reconocimientos de trienios mediante resoluciones posteriores y sucesivas que tomaban como base aquella primera resolución nula de pleno derecho; se hacía referencia a la resolución de 20.06.2012 y también a las resoluciones de 22.01.2013 y 19.01.2016”.

La OAC considera que el antiguo alto cargo cobró 42.687,1 euros más de lo que realmente le correspondía, por lo que exige el reintegro de las cantidades “recibidas indebidamente a cargo de esta oficina”. Una vez notificada esta resolución, Sangenís puede presentar recurso de reposición o interponer directamente un recurso contencioso.