Menú Buscar
La canciller alemana, Angela Merkel, tras ser reelegida presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) / EFE

Angela Merkel, a por el cuarto mandato con casi la unanimidad de la CDU

La canciller ha obtenido el apoyo del 89,5% de los votos del congreso federal de su partido y avisa que la próxima campaña electoral “no va a ser fácil

06.12.2016 18:27 h.
3 min

Angela Merkel ha sido reelegida este martes presidenta de la Unión Cristianodemocrática (CDU) con el 89,5% de los votos en el congreso federal que celebra el partido en Essen (oeste). Es decir, la canciller alemana ya es oficialmente la candidata de la formación y opta a un cuarto mandato.

Los comicios están previstos para de aquí a 10 meses y tal como ha afirmado Merkel tras recibir el apoyo casi unánime de la CDU, la campaña electoral a la que se deberá enfrentar “no va a ser fácil” y en ningún caso “dulce”.

Unanimidad de CDU y CSU

Por ello, pide la unanimidad de su partido para conseguir el objetivo. Y es que a pesar de que el resultado a sido ampliamente favorable para los intereses de la canciller, que anunció hace 15 días que aspiraba a un cuarto mandato si su formación se lo permitía, el apoyo del congreso ha sido inferior al de hace dos años, cuando se hizo con el 96,7% de los votos de los delegados.

“Necesito vuestra ayuda”, ha afirmado. Merkel ha recordado en su discurso que es preciso lograr la cohesión de su partido y de su hermanada Unión Socialcristiana de Baviera (CSU).

Garante de la estabilidad

Como gran punto fuerte de su candidatura, se ha presentado como garante de la estabilidad en un mundo agitado por las fuerzas de la globalización, la guerra y la elección de Donald Trump como presidente de EEUU. En su discurso previo a la votación ha explicado que hay muchas personas que sienten que el mundo “ha descarrillado” y que “2016 no ha traído más calma y estabilidad, al contrario”.

“Nos enfrentamos a un mundo, especialmente tras las elecciones estadounidenses, que necesita reorganizarse con respecto a la OTAN y a la relación con Rusia”, ha añadido.

Política de inmigración

Merkel disfrutaba de gran popularidad en su país hasta que dio la bienvenida a unos 900.000 inmigrantes. Esta política provocó una disputa con sus aliados en Baviera y provocó un incremento del partido euroescéptico y antiinmigración Alternativa para Alemania (AfD), que previsiblemente podrán entrar en el Parlamento germano.

Ante este escenario, que ha encendido las alarmas, ha manifestado que no todos los refugiados podrán permanecer en el país y ha empezado a analizar de forma individual las solicitudes.