Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
De izquierda a derecha: el expresidente de la ANC Jordi Sànchez; la presidenta de la entidad, Elisenda Paluzie; el abogado Antoni Abat; y los miembros del secretariado de la ANC Arià Bayé y Sònia Urpí / EUROPA PRESS

La ANC trata de avivar el 'caso Pegasus' con una querella en pleno retroceso independentista

La entidad dice que sospecha del “Estado español” y de las “fuerzas del orden público”, pero sin aportar nombres porque no los tiene

4 min

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) se suma a Òmnium Cultural y a la CUP y ha presentado una querella en el Juzgado de Instrucción 32 de Barcelona por el caso Pegasus, que el independentismo ha bautizado como Catalangate. Sin embargo, la entidad todavía presidida por Elisenda Paluzie no aporta ningún nombre en su escrito, y basa su argumento en la vulneración de derechos y en sospechas de que el “Estado español” y las “fuerzas del orden público” están detrás del supuesto espionaje masivo sufrido por más de 60 personas relacionadas con el procés.

Para Paluzie, el caso Pegasus “forma parte de la represión política” del Estado “contra el movimiento independentista”. Asimismo, sostiene que tiene un efecto disuasorio, ya que trata de generar miedo e impedir que los separatistas se organicen, en sus palabras. Unas tesis que también ha defendido el expresidente de la ANC Jordi Sànchez. En todo caso, este paso de la Assemblea se produce en pleno retroceso del debilitado y dividido movimiento secesionista, que ha dejado de inquietar por completo a los españoles, como recoge el CIS. Y cabe recordar que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la ministra de Defensa, Margarita Robles, y el responsable de Interior, Fernando Grande-Marlaska, también han sido víctimas de este software.

Victimismo

Por su parte, el abogado de la ANC, Antoni Abat, ha dicho que la querella denuncia la vulneración de varios derechos fundamentales, como el derecho a la intimidad y el derecho de asociación. Y, en la línea de su cliente, ha manifestado que detrás de este supuesto espionaje hay un plan de persecución contra quienes “tienen ideas políticas concretas” y pertenecen a “organizaciones de la sociedad civil que realizan actividades para conseguir sus objetivos políticos legítimos”. Por ello, califica estos hechos de antidemocráticos e ilegítimos.

En esta línea, Abat ha aclarado que la querella no se presenta contra la empresa propietaria de Pegasus, NSO, como se ha hecho en otras querellas porque considera que el espionaje radica en “hechos políticos con relevancia e interés para el Estado español”. De este modo, opta solo por pedir el amparo judicial y apuntar a posibles sospechosos sin más pruebas que sus sospechas. Además, ha dicho que apuestan por la acumulación de la causa, porque “hay nexos de una causa común”, por lo que ve lógico que el juez acumule esta querella con las demás que se presenten por el caso Pegasus.

Cinco infectados

Según la información publicada por The New Yorker, son cinco las personas del entorno de la ANC infectadas con Pegasus. Se trata de Paluzie y Sànchez, pero también de los miembros del secretariado nacional Sònia Urpí y Arià Baye, así como del militante de Reus Jordi Domingo.