Menú Buscar
Imagen de Elisenda Paluzie, presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), en una manifestación / EFE

La ANC depreda en Cáritas en plena 'crisis del hambre' en Cataluña

La asociación independentista, en plena sangría de socios, se acerca a la entidad social ante el estupor del sector de ayuda social

4 min

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) trata de hincar el colmillo en Cáritas en plena crisis por las colas del hambre que ha dejado el golpe económico derivado de la pandemia del SARS-CoV-2. La asociación independentista se ha acercado a la entidad social religiosa ante el estupor del sector de ayuda social, que ha alertado del movimiento de la organización que capitanea Elisenda Paluzie.

Lo han denunciado voces de los colectivos de ayuda a las personas necesitadas de la zona norte de Barcelona. Han apuntado a dos municipios: Mataró y Arenys de Munt, donde la ANC está depredando a Cáritas ante la imposibilidad de la organización humanitaria vinculada a la Iglesia Católica de responder a las peticiones de las familias en apuros cuya situación se ha complicado por el envite del patógeno, que ha dejado destrucción de riqueza y puestos de trabajo.

"¿Por qué se deja Cáritas hacer esto?"

En conversación con este medio, las fuentes consultadas se han preguntado "por qué se deja Cáritas captar por una asociación independentista", cuando esta entidad social de lucha contra la exclusión social y de apoyo a los colectivos necesitados se ha caracterizado siempre por su apoliticismo.

De hecho, Cáritas se ha acercado a la ANC en dos localidades: Mataró y Arenys de Munt. En la primera, la entidad social se apoyará en los independentistas para que éstos recojan alimentos dos días por semana. En la segunda, la implicación es aún mayor y organizarán una "recogida de alimentos" con Cruz Roja y voluntarios contra el Covid-19 los días 13 y 14 de junio.

La ANC, en crisis

Tenga o no relación, el acercamiento de la ANC a Cáritas, que algunas entidades de asistencia social no se explican, se produce a mitad de una crisis de los secesionistas. La organización que preside Paluzie ha perdido influencia y ha quedado arrinconada en el espectro político.

Lo que es más, extrabajadores de la antaño poderosa asociación pseudocivil han denunciado condiciones de explotación laboral en el seno de la misma. Las malas prácticas salpicarían al propio presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona (CCB), Joan Canadell, miembro de la Assemblea.