Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de la Diada independentista de 2019 / EFE

La ANC de Berga cancela su participación en la Diada

La sectorial subraya que "por responsabilidad pública" no se unirá a la movilización de 48.000 personas prevista para el 11 de septiembre

3 min

Cisma en la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Tras el anuncio de su presidenta, Elisenda Paluzie, de reunir a 48.000 personas en toda Cataluña el próximo 11 de septiembre, la sectorial de Berga se desmarca y ha manifestado que, "por responsabilidad pública" no celebrará ningún acto durante la Diada

Fuentes de la organización han detallado a los medios locales que, dado el contexto actual de emergencia sanitaria, sus integrantes han organizado una votación para decidir si era o no pertinente secundar las movilizaciones. Por eso ha decidido no asumir el riesgo. 

Riesgo de contagio

Durante este jueves la entidad independentista consultará al resto de sectoriales de la comarca para que ratifiquen esta decisión. La cancelación llega el día después de que Paluzie detallase el aforo programado para la Diada, a pesar de que el secretario de Salut Pública del Govern, Josep Maria Argimon, haya advertido de que "no es oportuno hacer concentraciones" por el riesgo de contagio. 

Cuestionada por su decisión, la dirección de la ANC ha asegurado que solo habrá una persona por cada cuatro metros cuadrados y que se han tomado las precauciones necesarias para cumplir las medidas de seguridad. Entre ellas, habiliar una inscripción previa para asegurar el límite de aforo. También han pedido a toda población vulnerable frente al Covid-19 que no acuda a la movilización. 

Puntos de movilización

En el suelo de cada punto de concentración se dibujarán señales para "garantizar la distancia de dos metros entre cada persona", y también algunas concentraciones se harán con sillas, además de que se perimetrará el área de cada punto de movilización para que no accedan personas que no están inscritas en el aforo.

Unas medidas que no solo no han convencido a las autoridades sanitarias, sino que, como demuestra la decisión de la sectorial de Berga, tampoco cuenta con respaldo entre las filas de la propia ANC.