Menú Buscar
Pedro Sánchez recibió ayer a Pablo Casado, su primer contacto tras el 28A, de cara a la formación de Gobierno / EFE

Los analistas internacionales insisten en el lastre del nacionalismo catalán

Los 'think tank' coinciden en que el desafío separatista condicionará al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez por la negativa de Ciudadanos a apoyarle

07.05.2019 00:00 h.
8 min

El avispero catalán seguirá dando dolores de cabeza al nuevo gobierno de Pedro Sánchez, según vaticinan expertos de los principales think tank internacionales. “No hay duda de que tendrá un papel difícil en Cataluña”, alertan desde Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington.

Según Lyndsey Jefferson, editor digital del think tank británico Chatam House, a favor de Sánchez juega que “a su partido le fue bastante bien en Cataluña”. Con los votos de ERC, además de los de Podemos, tendría efectivamente una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados. Pero tendría que pagar un alto precio en forma de concesiones a los nacionalistas, señalan desde la fundación alemana Konrad Adenauer.

Vox y la independencia de Cataluña

“Tras las elecciones del 28 de abril, surge un nuevo panorama, frágil desde el punto de vista político, con el país reavivado a los peligros de un partido ultranacionalista cuya popularidad fue impulsada inicialmente por el deseo de independencia de Cataluña, aunque sus opiniones endurecidas se extendieron gradualmente a otras áreas como la inmigración y los problemas sociales”, diagnostican Heather A. Conley, vicepresidenta senior para Europa, Eurasia y el Ártico y directora del Programa Europa en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC y Donatienne Ruy, investigadora asociada del Programa CSIS Europa. 

Las dos analistas norteamericanas destacan cómo Ciudadanos se ha negado categóricamente a cualquier cooperación posterior a las elecciones con el PSOE debido al deseo declarado del partido naranja de convertirse en el líder del centro-derecha para desplazar al PP de Pablo Casado. “El compromiso de Rivera de no aliarse con el PSOE significa que Ciudadanos permanecerá en la oposición y, por lo tanto, deberá continuar superando a Vox y al PP en sus posiciones extremas en Cataluña para mantener la relevancia política. No hay duda de que Sánchez tendrá un papel difícil”.

La mala gestión del PP

Para las dos analistas norteamericanas, la victoria del  PSOE representa un cambio natural del péndulo político después de un largo período de gobierno de PP, que generalmente se reconoce por su corrupción y mala gestión del movimiento de independencia de Cataluña, subrayan las analistas del CSIS. Con una población fatigada por la austeridad, el hecho de que el centro-izquierda haya tenido un buen papel es a la vez un testimonio del apoyo político de las bases a Sánchez y del declive de Podemos. “En otras palabras, sigue habiendo un centro-izquierda viable. Este no es el caso en otros países de Europa, como Francia o Polonia”.

Estas expertas vaticinan desde Washington que España continuará siendo frágil desde el punto de vista político, “ya que reconoce el regreso de un nacionalismo venenoso, un declive demográfico alarmante en algunas áreas rurales del país y una situación de inmigración difícil”. “Es fácil olvidar que el regreso de España a la democracia es bastante reciente (cuatro décadas) y no debe darse por sentado”, advierten Heather A. Conley y Donatienne Ruy en un tono prepotente. 

Las tensiones con los separatistas

Para Lyndsey Jefferson, editor digital del think tank británico Chatam House, fueron las tensiones con los separatistas catalanes lo que llevaron a Pedro Sánchez a convocar elecciones después de que los presupuestos no se aprobaran a principios de este año.

“Uno de los resultados importantes de las elecciones fue el reordenamiento de fuerzas dentro de Cataluña. Asistimos a la victoria del partido regionalista de centro-izquierda que reemplazó al partido regionalista de centro-derecha como la fuerza principal del separatismo catalán. Esto podría abrirles la puerta a que apoyen a un gobierno de coalición de centro-izquierda en Madrid, pero pagarán un alto precio para obtener más derechos constitucionales para Cataluña”, a juicio de Lyndsey Jefferson.

Según este analista, a favor de Sánchez juega que “a su partido le fue bastante bien en Cataluña. Esa puede ser una manera de obligar a otros partidos de centro-izquierda catalanes a apoyar a su Gobierno, pero eso es difícil de predecir ahora”.

El perdón a Oriol Junqueras

Con los votos de ERC, sumados a los de Podemos, el PSOE tendría efectivamente una mayoría absoluta en el Congreso. Pero tendría que pagar un alto precio en forma de concesiones a los nacionalistas. “Por ejemplo, por la liberación o el perdón de Oriol Junqueras, el presidente de ERC, quien fue acusado como exvicepresidente de Cataluña por el plebiscito ilegal de 2017 y la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y está encarcelado”, señalan desde la fundación alemana Konrad Adenauer.

El think tank alemán subraya como “los españoles también han negado con su voto a responder al nacionalismo y al separatismo en Cataluña con severidad y con una restricción de la autonomía”. Destaca que el diálogo que Pedro Sánchez ha prometido, como respuesta política al separatismo, obviamente es apoyado por una mayoría de los españoles. 

La intervención de la autonomía

La Konrad Adenauer subraya que los partidos nacionalistas en Cataluña y el País Vasco pudieron movilizar a los votantes adicionales con la advertencia contra Vox y la intervención en la autonomía regional amenazada por el Partido Popular y Ciudadanos. “Al final, la izquierda y los partidos nacionalistas se han beneficiado mucho más de la movilización de votantes adicionales. En Cataluña y en el País Vasco, cada uno de ellos ha aumentado significativamente su porcentaje de votos”.

También interpreta que la actitud dura hacia los separatistas en Cataluña por parte de Ciudadanos “fue infructuosa” en los resultados electorales. Ciudadanos obtuvo un 25,4% en las elecciones autonómicas de diciembre de 2017 y ahora cuenta con solo el 11,55% de los votos, aunque su popular portavoz regional, Inés Arrimadas, ganadora de las elecciones de 2017, encabezara la lista electoral en Cataluña.