Menú Buscar
El secretario de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía de la Generalitat, Oriol Amorós / EFE

Amorós: “No hay ningún alud migratorio en Cataluña”

El secretario de Migración de la Generalitat pide al Gobierno más coordinación y recursos para solventar la llegada de migrantes, pero rechaza que sea una situación de alarma

5 min

El Gobierno catalán reclama que el Gobierno español se involucre con el resto de comunidades autónomas y ofrezca más recursos, pero, principalmente, una mayor transparencia para solucionar los flujos migratorios que se están produciendo. No es una solución fácil, según el secretario de Igualdad, Migraciones y Ciudadanía, Oriol Amorós, pero, en ningún caso es un problema insoluble. “No hay ningún alud migratorio en Cataluña”, señala Amorós, que ofrece datos para dejar claro que todo dependerá de un esfuerzo mayor por parte del conjunto de las administraciones.

La posición de Amorós contrasta con la Pablo Casado, el nuevo presidente del PP, que se afanó en afirmar que en España “no hay papeles para todos”. Lo que apunta el responsable de la Generalitat es que el fenómeno, ahora, es perfectamente controlable.

Vulnerabilidad de los menores

“Los responsables políticos no estamos aquí para jugar con los miedos de la gente, sino para aportar soluciones”, señala. Amorós participó en la comisión sectorial de migraciones que convocó el Gobierno central con los gobiernos autonómicos, y reclamó más recursos y coordinación. El reparto de menores que llegan por la frontera sur se acordará en septiembre, después de constatar las diferencias a la hora de gestionar ese flujo. Pero no es un tema de cantidades. “Estamos ante una situación muy grave, no es un tema de cantidades, pero sí de vulnerabilidad de las personas que atendemos. Son situaciones que exigen soluciones inmediatas, que no pueden resolverse con buenas palabras”, señaló en la conferencia y reiteró este martes en una intervención en RAC1.

Sin embargo, ¿qué ocurre en Cataluña? Según Amorós se trata de una cifra, entre menores, adultos y refugiados que piden asilo, de unas 10.000 personas más respecto al año pasado. “Eso es delicado, pero no es un alud migratorio, ni rompe el mercado laboral, ni los servicios sociales o sanitarios”, insiste.  

10.000 acogidos más

Lo que reclama la Generalitat es que se aprueben resoluciones de urgencia, sin esperar a que haya unos nuevos presupuestos, como pide el Gobierno central. “Nosotros, en la Generalitat, hemos aprobado tres resoluciones de urgencia, dos para atender a menores y una para la atención humanitaria, por la llegada de adultos”, señala.

El año pasado se pidieron 3.900 solicitudes de asilo. En este año han sido, por ahora, 6.000. Hay 2.000 menores más que han llegado, respecto a 2017, y otros 2.000 que llegan de “la frontera sur”, es decir, desde Andalucía: “En total no llegan a 10.000”.

Migrantes de Honduras

¿Qué está ocurriendo en cuestión de flujos migratorios en Cataluña? Los datos que maneja la Generalitat, con el INE, señalan que hay unas 70.000 u 80.000 personas que entran y salen cada año de Cataluña. El flujo ha sido de prácticamente cero entre 2010 y 2015, y ahora, sí, hay un repunte, de unas 30.000 personas más en 2017. Algo asumible para una comunidad de más de siete millones de habitantes.

Hay más movimiento migratorio y más solicitudes. Ganan peso, en ese sentido, los procedentes de Honduras, un país sumido en una grave crisis política y económica, tras los comicios presidenciales de noviembre de 2017. También llegan más solicitudes de India, y pierden peso los solicitantes de Pakistán, Senegal y Bolivia, mientras que los de Marruecos siguen manteniendo la primera posición. La Generalitat ha tramitado 5.625 reagrupamientos familiares en el primer semestre de 2018, y ha aumentado un 12% el volumen total de informes de extranjería en trámite. Hay un repunte, pero no es una crisis migratoria, como señala Amorós.