Menú Buscar
El presidente de la ACM, Lluís Soler, y el de la AMI, Josep Maria Cervera

AMI y AMC piden paralizar los ayuntamientos catalanes durante tres días

Las asociaciones independentistas instan a interrumpir la actividad institucional de los consistorios como respuesta la condena a los líderes del 1-O

3 min

Nueva llamada a los paros tras la condena a los líderes del procés. En esta ocasión han sido la Associació Catalana de Municipis (ACM) y la Associació de Municipis per la Independència (AMI) las que han instado a los ayuntamientos a paralizar su actividad institucional durante 72 horas, como respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo.

El presidente de la ACM, Lluís Soler, y el de la AMI, Josep Maria Cervera, han anunciado este lunes las acciones que se llevarán a cabo desde el ámbito municipal como muestra de rechazo a la condena que pesa contra las presos. Así, han pedido que se convoque un pleno extraordinario en los consistorios para debatir y aprobar una moción consensuada entre las dos entidades.

Acto con Torra en Palau

Ambas asociaciones también emplazan a todos los alcaldes a participar en un acto convocado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el 26 de octubre en el Palau de la Generalitat para mostrar su rechazo a la sentencia y "refirmar el compromiso de los consistorios catalanes con la democracia".

AMI y ACM esperan que la respuesta sea mayoritaria: "El mundo municipal siempre ha respondido y ahora todavía más ante una situación tan grave como la que está sufriendo nuestro país en estos momentos", ha asegurado Cervera.

"Tocado de muerte"

"Definitivamente, la democracia en el Estado español muestra síntomas inequívocos de estar tocada de muerte", comienza la moción de rechazo a la sentencia. Un documento que asegura que el del 1-O ha sido un "juicio político" que nunca se tenía que haber producido y que reclama la libertad de "todas las personas presas y exiliadas políticas porque no han cometido ningún delito". 

Así, el texto reivindica "el derecho a la autodeterminación y a trabajar pacíficamente por la república catalana" y subraya que ninguna sentencia conseguirá frenarlos. "Plantamos cara a la voluntad represora del Estado español", recoge.