Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Alfonso Guerra, contra la 'ley Celaá': "El español se va a tratar como una lengua extranjera"

El exdirigente del PSOE denuncia su "arrinconamiento" en Cataluña, ve "autoritarismo" en la Generalitat y lamenta el "buenismo" de quienes lo consienten

6 min

La exclusión del castellano como una de las lenguas vehiculares en la educación de las comunidades bilingües ha generado un profundo malestar no sólo en la oposición, sino también entre algunos referentes históricos del PSOE. Es el caso de Alfonso Guerra, quien ha lamentado que la lengua cooficial de Cataluña junto al catalán sufra un "arrinconamiento" y que vaya a ser "tratado como una lengua extranjera" por culpa de la reforma introducida por el Gobierno en la denominada ley Celaá.

"El español se va a tratar como una lengua extranjera en España. Es un absurdo tan tremendo que si la sociedad lo asume sin reaccionar, es que está en decadencia", ha manifestado el exvicepresidente del Gobierno en una entrevista en el programa La Hora de La1, de TVE.

"Autoritarismo"

Guerra, incluso, ha comparado la "persecución" del castellano por parte de los nacionalistas catalanes con la del catalán durante el régimen franquista, razón por la cual ha acusado a la Generalitat de tener "rasgos de autoritarismo".

En su opinión, las formaciones independentistas desean un "arrinconamiento del castellano en Cataluña". Lo cual le lleva a concluir que "no hay un régimen democrático si persigue una lengua".

"Desde la estructura política, el castellano no existe"

En este sentido, Guerra ha apuntado el hecho de que, mientras un 68% de los catalanes tienen el castellano como lengua habitual, esta estadística se reduce, según él, al 7% en el caso de los 135 diputados del Parlament. "Hay un decalaje muy grande entre lo que hablan los catalanes y lo que hablan los políticos catalanes. Ese es el problema: desee la estructura política, el castellano no existe", ha afirmado. Y ha puesto como ejemplo de ello el hecho de que la rotulación de cualquier Administración en Cataluña --sea central, autonómica o municipal-- acostumbre a ser sólo en catalán, a pesar de ser "una sociedad bilingüe".

Por eso, ha lamentado el "buenismo" de quienes ven con buenos ojos la eliminación del castellano como lengua vehicular.

El PSC lo niega

Mientras tanto, el PSC ha negado los perjuicios de eliminar el castellano como "lengua vehicular", y le ha pedido a Guerra que "lea los textos que están (debatiéndose) en el Congreso".

Así lo ha sostenido la vicesecretaria primera del PSC, Eva Granados, afirmando que la ley Celaá "establece el respeto a la Constitución y al Estatuto de Autonomía". Según ella, la reforma de la ley educativa "garantiza el pleno dominio de ambas lenguas", a pesar de que diversos estudios demuestran que, de hecho, ninguna escuela catalana cumple siguiera el mínimo de impartir un 25% de las clases en castellano en la actualidad a causa de la "inmersión" lingüística.

Ve "despreciable" el acuerdo con Bildu

Guerra, por otra parte, también ha criticado al Gobierno por sacar adelante los Presupuestos mediante acuerdos con Bildu: "Hay muchos españoles y muchos socialistas con un nudo en la garganta. Un grito que no sale, pero que están deseando gritarlo: '¡Con Bildu no, con Bildu no!'. Tal cual lo decía el presidente", ha afirmado quien fuera vicepresidente del Gobierno de Felipe González en los años 80.

Guerra, asimismo, ha recordado cómo el actual presidente, Pedro Sánchez, criticaba a Unidas Podemos antes de pactar un Ejecutivo de coalición con Pablo Iglesias, actual vicepresidente. Según Guerra, este giro de Sánchez y la posición cada vez más predominante de Iglesias se debe a los muchos "peajes" que el presidente del Gobierno tiene que pagar. "¿Qué capacidad de iniciativa tiene? La que le dejan. ¿Hasta dónde puede llegar ese peaje? Esto está por ver", ha dicho, apesadumbrado.

"Toman decisiones, hacen cosas. Hacen un acuerdo con Bildu absolutamente despreciable y aparece Iglesias y dice que Bildu se ha incorporado a la dirección del Estado. Y al mismo tiempo Otegi, condenado por terrorista en el pasado, dice que van a Madrid a destruir el régimen del 78. Claro, son hechos consumados y la parte del Gobierno que no son de estos aliados no reacciona", ha lamentado

Destacadas en Crónica Política