Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alexander Dmitrenko, empresario, en las instalaciones de Crónica Global  / LENA PRIETO

Dmitrenko: "Álvaro de Marichalar me llamaba desde Moscú pidiendo restaurantes"

El empresario y 'cicerone' de Josep Lluís Alay en Rusia se defiende y asegura "ser la puerta de entrada empresarial" a su país natal

2 min

Alexander Dmitrenko, y más concretamente conversaciones telefónicas que tuvo con Josep Lluís Alay --el director de la oficina del expresidente catalán prófugo Carles Puigdemont--, nutren parte del caso judicial que investiga las posibles conexiones rusas con el independentismo catalán, el llamado caso Voloh. El directivo, ahora vinculado a la Cámara de Comercio de Barcelona, enfría la trama rusa en el secesionismo y se defiende, asegurando que tiene relaciones con todo tipo de personas de distintas ideologías. 

Uno de ellos es el aristrócrata Álvaro de Marichalar, vinculado con Rusia a través de su mujer. "Tengo una amistad bastante turbia con Álvaro de Marichalar --asegura Dmitrenko--, pero pese a ello, cuando estaba en Moscú me llamaba para pedir consejos sobre restaurantes". 

"Soy la puerta de entrada a Rusia"

Con ello, el directivo de la Cámara apuntala su argumento de que le "mencionan mucho en un círculo [el independentista], cuando mi vida es mucho más amplia". Sostiene que hace negocios con personas de todas las ideologías y que, sobre todo, ese es su foco: los negocios.

¿Por qué se relacionó con Josep Lluís Alay? "Yo no me he negado nunca a ser la puerta de entrada a Rusia. Pero igual que lo fui para Alay, lo fui para gente de Madrid o gente de Valencia", apostilla. Ahora, afirma que la amistad con el colaborador de Puigdemont se ha roto.