Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, en la escuela de verano de Societat Civil Catalana / CG

Alejandro Fernández lanza al PP como la casa común del constitucionalismo

El líder del PP catalán se compromete a “no repetir los errores” del pasado cuando el centro-derecha gobernó en España con los nacionalistas

4 min

Un discurso sólido, con convicciones, “nacional”, pero con escasos apoyos electorales en Cataluña. El líder del PP catalán, Alejandro Fernández, ha defendido el proyecto del partido, con la idea de ser la casa común del constitucionalismo. Sin expresarlo en esos términos, Fernández, sin embargo, ha insistido en que “las decepciones del constitucionalismo” han sido enormes en los últimos años, y que el PP puede ahora ser el gran referente, “con Pablo Casado”.

Fernández ha admitido errores del pasado, pero siempre teniendo en cuenta el contexto de cada momento. El PP de José María Aznar gobernó con los nacionalistas. “Visto ahora, cuando ese nacionalismo derivó en separatismo, es cierto que quien pactó queda con el culo al aire, pero fue un acuerdo plenamente constitucionalista –en referencia a los acuerdos del PP con CiU y PNV en 1996—y avalado electoralmente, porque el PP alcanzó 12 diputados en Cataluña y 183 en toda España”.

Contra Vox

En su intervención en la escuela de verano de Societat Civil Catalana, el líder del PP catalán ha considerado que el constitucionalismo se vio decepcionado por Pasqual Maragall, cuando logró acceder al Govern de la Generalitat, por el propio PP, en su etapa de gobierno en España, y por Ciudadanos, tras la victoria electoral de diciembre de 2017, que no supo aprovechar. Y que ahora “todo ese constitucionalismo se debería reorientar”. ¿Cómo? Para Alejandro Fernández, “debe haber una izquierda identificable”, en alusión al PSC, y a su posición ambivalente con el nacionalismo, para el PP. Y se debe reducir la oferta en el centro-derecha, “porque tres partidos en ese ámbito son demasiados”, en referencia al PP, Ciudadanos y Vox. La obsesión, sin embargo, es que no caer “en un proyecto nacional populista españolista”, en una clara referencia a Vox.

El líder del PP, Pablo Casado, en su intervención en la escuela de verano de Societat Civil Catalana / CG

 

 

El líder del PP, Pablo Casado, en su intervención en la escuela de verano de Societat Civil Catalana / CG

El PP intenta rehacer su proyecto en Cataluña, con la convicción de que Pablo Casado ya le ha dado la vuelta en las encuestas al PSOE de Pedro Sánchez. “Los electores se han dado cuenta de lo que propone Casado”, ha señalado Fernández. A partir de ese proyecto nacional, y de las “decepciones” de los electores constitucionalistas con el PSC y con Ciudadanos, se podrá tejer un nuevo PP catalán. Esa es la idea de Alejandro Fernández, que no ha escondido diferencias “estratégicas” con la dirección del PP nacional, y en el propio seno del PP catalán a la hora de poner en práctica la recogida de firmas para rechazar los indultos a los políticos independentistas presos.

Fernández, en la escuela de verano de Societat Civil Catalana, que pretende unir, de nuevo, a todo el constitucionalismo, ha insistido en que la prioridad "es mantener un único proyecto, a diferencia del PSOE, que es una olla de grillos, con dirigentes que dicen cosas muy distintas desde Castilla-La Mancha o Navarra".