Menú Buscar
Alejandro Fernández, del PPC / EFE

Alejandro Fernández: “No es una huelga, es un sabotaje”

El líder del PP catalán señala que el independentismo quiere imponerse a través del lenguaje, y que no se trata de “ninguna reivindicación laboral”

18.10.2019 12:47 h.
3 min

El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, quiere luchar contra el discurso del independentismo, que ha sido tergiversando el sentido de algunas cuestiones, como el significado de una huelga general. Con los hechos sobre la mesa, --la protesta de este viernes la protagoniza la función pública y el ámbito educativo—Fernández se ha mostrado taxativo: “No es una huelga general, es un sabotaje”.

El dirigente del PP considera que se debería haber activado la Ley de Seguridad Nacional, para tratar de que no se produjeran situaciones como la de este viernes. “El lenguaje es muy importante. Esto no es una huelga y aquí no se está haciendo una reivindicación laboral y no tiene nada que ver con las legítimas aspiraciones de los trabajadores. De hecho, los auténticos sindicatos de trabajadores no apoyan esa ‘huelga’”

Un "terrorista" al frente de un "pseudosindicato"

Y es que la protesta, llamada “huelga” por el independentismo, la ha promovico el sindicato Intersindical. Fernández ha recordado esa cuestión. “Es un sabotaje, que está liderado por un pseudosindicato que está dirigido por un terrorista asesino llamado Carlos Sastre, que tiene como vocación generar un auténtico caos”.

Alejandro Fernández, presidente del PP catalán, en el Parlament / EUROPA PRESS
Alejandro Fernández, presidente del PP catalán, en el Parlament / EUROPA PRESS

El peligro es que esa protesta pueda derivar en actos violentos, como los vividos en los dos últimos días en Barcelona. Para el dirigente del PP, “se pueden vivir escenas dantescas, porque no es una huelga dirigida a reivindicar derechos laborales”.

No cortar autopistas de forma alegre

¿Qué hacer en estos momentos? Fernández considera que el Gobierno de Pedro Sánchez está demorando la aplicación de medidas más contundentes, y que debería haber implementado la Ley de Seguridad. “No se puede cortar la autopista sin autorización y se está permitiendo alegremente”, ha añadido.

Fernández mantiene una posición de firmeza, con la idea de trazar una línea clara con el independentismo irredento que ha querido forzar las cosas a partir de hechos consumados. A los propios jóvenes que se manifiestan les ha pedido que “no pierdan el tiempo”, porque “ni Puigdemont ni Torra, que cobra 150.000 euros, les resolverán la vida ni les ayudarán para buscar trabajo”.