Menú Buscar
Montse Venturós, alcaldesa de la CUP de Berga, en un momento de la entrevista de este sábado / CG

La alcaldesa de Berga admite malestar entre la CUP y el Gobierno catalán por su detención

Montse Venturós acusa al Ejecutivo de Puigdemont de ser el responsable de su detención en plena negociación por los presupuestos

05.11.2016 14:11 h.
3 min

La alcaldesa de Berga, Montse Venturós, ha acusado este sábado al Gobierno de la Generalitat de ser el responsable de su detención. Asegura que ha generado malestar entre su partido, la CUP, y Junts pel Sí y que esperaba una reacción distinta a la que ha tenido el Ejecutivo de Carles Puigdemont en unas declaraciones que se desmarcan de la moderación que ella misma y su abogado, el diputado Benet Salellas, hicieron gala tras su puesta en libertad. 

Se ha mostrado especialmente crítica con el consejero del Interior, Jordi Jané, por haber asegurado que no tenía conocimiento de que los Mossos d’Esquadra la detendrían en su domicilio por desobediencia. “Para eso se necesita una orden de detención”, ha manifestado en una entrevista en Catalunya Ràdio. Según su valoración, no es creíble que hubiera pasado por alto por parte del máximo responsable político del departamento. 

Protección institucional

“Quien tiene la responsabilidad política es la consejería y debería hacer frente a este envites del Estado”, ha manifestado. La alcaldesa ha pedido “pasos unidos” entre todas las instituciones catalanas, “practiquen o no la desobediencia” para los que sí lo hagan. 

Ha reclamado al Govern que trabaje para que los cargos electos puedan oponerse a cumplir libremente los mandatos judiciales cuando se refieran a “cuestiones puramente políticas y que el Estado español judicializa de forma constante”.

Impacto en la negociación de los presupuestos

“Estamos hablando de un estelada, si en un acto como este puramente simbólico no podemos desobedecer, difícilmente conseguiremos ir más allá de lo que ahora tenemos”, ha sentenciado en relación al procés. Sus declaraciones llegan en un momento en el que CDC, ERC y la CUP negocian los nuevos Presupuestos de la Generalitat.

El proceso, cuyo peso recae en el líder de los republicanos, Oriol Junqueras, avanza de forma tan lenta que incluso se ha llegado al extremo de que el representante de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, ofreciera un intercambio de cromos al Gobierno municipal de Ada Colau: la aprobación de las cuentas de Barcelona si Catalunya Sí que es Pot, la plataforma de la que Barcelona en Comú forma parte, apoyara las catalanas. Este escenario permitiría al Gobierno de Junts pel Sí conseguir la mayoría en el Parlamento sin tener que contar con los diputados de la CUP.