Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en una comparecencia para valorar las restricciones del Govern el viernes / EFE

Los alcaldes cogen el timón de las medidas contra el virus ante el caos del Govern

Trece municipios metropolitanos obligan a Quim Torra a crear un Procicat 'urbano' y exigen flexibilizar las restricciones del comercio, cultura y deporte

5 min

Los alcaldes metropolitanos responden. Los primeros ediles de Barcelona y los otros 12 municipios del área metropolitana afectados por las nuevas restricciones contra el coronavirus han forzado hoy sábado, 18 de julio, al presidente catalán Quim Torra a crear un órgano de emergencias para sus localidades: un Procicat metropolitano. También han exigido flexibilizar el cerrojazo del pequeño comercio y los sectores culturales (como teatros y cines) y deportivos para proteger las economías locales.

Lo han explicado los munícipes en rueda de prensa tras reunirse con el propio Torra; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; la consejera catalana de Salud, Alba Vergés; la titular de Presidencia, Meritxell Budó y el conseller de Interior, Miquel Buch. Durante el cónclave, los electos han afeado al president la "falta de claridad y las contradicciones" de las restricciones emitidas ayer por el Procicat, algo que Torra habría reconocido. También han criticado su "gestión errática" en la lucha contra la crisis sanitaria.

Torra, obligado a recular

Ante esta auténtica rebelión de varas de mando de los alcaldes donde vive una gran parte de la población catalana --hasta 2,6 millones de ciudadanos--, el Govern ha tenido que ceder. El Ejecutivo autonómico avanzó el contenido de las restricciones ayer por la mañana. Por la noche, un juez las validó. Ahora, el equipo de Quim Torra ha tenido que rectificar y abrirse a celebrar una reunión con los 13 municipios afectados para "abordar los detalles" de la batería de recomendaciones y prohibiciones.

La cumbre entre Generalitat y la Barcelona metropolitana llega tras una auténtica enmienda a la totalidad de los primeros ediles a las medidas contra el virus aprobadas ayer por el Govern. La han verbalizado, por ejemplo, Antonio Balmón (PSC), primer edil de Cornellà de Llobregat, o Xavier Garcia Albiol (PP), munícipe de Badalona. Ambos han destacado que quieren "corresponsabilizarse y ayudar" a la Generalitat a contener los contagios con el virus SARS-CoV-2. Pero han detectado "incoherencias" en las restricciones que tienen que ser "corregidas". ¿Cuáles? La prohibición de abrir cines, teatros o gimnasios, por ejemplo. O el hecho de que aún hoy, sábado, los ciudadanos no sepan si pueden ir a las playas.

Las medidas del Govern no duran ni 24 horas

Así las cosas, la revuelta de los 13 alcaldes metropolitanos tiene un significado político: las medidas de contención del virus anunciadas por el Gobierno catalán no han durado ni 24 horas. En este lapso de tiempo, los primeros ediles de las ciudades afectadas por las restricciones han avisado de que la batería de recomendaciones y prohibiciones es "inaplicable". Además, los electos han exigido "datos" a la Consejería catalana de Salud para informar a sus ciudadanos. También han pedido muscular el polémico programa de rastreo, externalizado a Ferroser-Ferrovial. Y han apuntado a las "incoherencia" que supone dejar abrir la restauración pero no los centros culturales o deportivos que ya funcionan con cita previa y control de aforo. También han transmitido su preocupación por el impacto sobre el pequeño comercio. "Si los establecimientos hacen ya control de aforo e implementan la higiene, ¿por qué tienen que volver a la cita previa?", ha preguntado Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

La bronca política se produce tras conocerse que Barcelona y su área metropolitana presentan "transmisión comunitaria" del coronavirus. Ello quiere decir que el patógeno circula de forma descontrolada por la Ciudad Condal y su zona de influencia por el fracaso del control de las cadenas de transmisión. En este escenario, en el que muchos critican la gestión del Govern, que tiene ahora delegadas las competencias del Ministerio de Sanidad para lidiar con la pandemia, el Ejecutivo de Quim Torra ha avanzado que pondrá al frente de su puente de mando al doctor Josep Maria Argimon, también gerente del ICS. El sector lo ve como un intento de recuperar credibilidad tras descontrolarse los rebrotes de Lleida y Barcelona.

Destacadas en Política