Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una patrulla de los Mossos hace cumplir el toque de queda durante la noche del 24 de diciembre en Barcelona / EUROPA PRESS

Doce alcaldes del área metropolitana piden tener toque de queda para frenar los botellones

En caso de que el Govern rechace extender esta medida, solicitan un dispositivo especial de seguridad para evitar aglomeraciones durante la noche de fin de año

2 min

Doce alcaldes de municipios del área metropolitana de Barcelona han solicitado al Govern tener toque de queda “ante el riesgo de sufrir un incremento de los botellones durante la Navidad”. 

Así lo han expresado los ediles de una docena de municipios de menos de 10.000 habitantes en una carta enviada este lunes al Ejecutivo de Aragonès. Los alcaldes de Tiana, Alella, Teià, Vilassar de Dalt, Cabrils, Cabrera de Mar, Òrrius, Vilanova del Vallès, Vallromanes, Santa Maria de Martorelles, Martorelles y Sant Fost de Campsentelles (Barcelona), firmantes del escrito, temen que con el cierre del ocio nocturno los botellones se disparen. 

A las puertas de fin de año

Los alcaldes denuncian que no cuentan con "efectivos policiales suficientes" como para evitar que se produzcan botellones durante fechas como la noche de fin de año, sobre todo tras el cierre del ocio nocturno.

Se basan en la experiencia del pasado septiembre, cuando se tuvo que limitar el acceso al Parc de la Serralada Litoral y a varios de los aparcamientos de estos municipios "para evitar concentraciones" de jóvenes. Esta medida fue acordada dado que estas reuniones no solo ponían en riesgo de contagio al resto de la población sino que, además, dejaban los parques llenos de basura.

Solicitan alternativas

En caso de que el Govern rechace extender el toque de queda a estos municipios, los ediles reclaman un "dispositivo extraordinario y específico de los Mossos d'Esquadra" para evitar aglomeraciones y garantizar la seguridad ciudadana.

El toque de queda decretado por el Govern afecta a 126 municipios en Cataluña desde el viernes: 117 son localidades de más de 10.000 personas y con una incidencia acumulada de más de 250 casos por 100.000 habitantes en siete días y el resto son municipios isla que rodean estas poblaciones y en los que se ha impuesto esta medida para evitar la propagación del virus.