Menú Buscar
El exdirector de los Mossos d'Esquadra Albert Batlle a la salida del Tribunal Supremo / EFE

Albert Batlle: “Siempre dije que los Mossos se debían al cumplimiento de la Ley”

Ha explicado que su dimisión se debió a “un cúmulo de factores” entre los que se hallaban los “serios enfrentamientos” con la CUP”

24.04.2019 15:00 h.
5 min

Es la declaración que genera mayor expectación en la trigésimo quinta jornada del juicio del procés y todas las miradas están puestas en él. El exdirector general de los Mossos d’Esquadra Albert Batlle, quien dimitió de su cargo dos meses antes de la celebración del referéndum del 1-O, ha tomado asiento frente al tribunal para dejar claro que, desde el momento en que tomó posesión del cargo, en junio de 2014, hasta su cese “siempre dije que los Mossos se debían al cumplimiento de la Ley y al servicio de la seguridad ciudadana”.

A las 12.55 horas accedía al salón de plenos del Tribunal Supremo cargado de numerosa documentación y, a preguntas de Vox, que le ha propuesto como testigo, no tardaba en dar a conocer los motivos por los que se apeó de sus funciones antes de que viese la luz la consulta independentista: “cómodo no me sentía, sobre todo por cómo podían evolucionar las cosas”. Aunque también ha esgrimido causas de índole familiar y profesional, Batlle ha explicado que se aunó “un cúmulo de factores” entre los que se hallaban los “serios enfrentamientos” con la CUP”, que ha atribuido a cuestiones “de orden público”.

Gesticulando con sus gafas a lo largo de su comparecencia, el testigo ha precisado que entregó su carta de dimisión el 17 de septiembre. En ella agradecía la confianza y el servicio del cuerpo autonómico. Pero no sólo eso, puesto que al término de la misiva, “en los términos políticos que correspondía a mi cargo, que también era político”, aseveraba que los Mossos iban a cumplir con la legalidad vigente y con los mandatos de la Constitución en el periodo que se avecinaba”.

Trapero, “muy celoso de sus competencias”

“En mi función de director nunca hubiera dilatado el cumplimiento de una orden judicial”, ha remarcado. No habló de ello con el entonces consejero de Interior, Joaquim Forn, quien tampoco le manifestó “absolutamente nada”. “No tuve ocasión de mantener ningún despacho con él”, ha aseverado Batlle, exalto cargo del PSC en el tripartido de Pasqual Maragall y actual candidato de Units per Avançar al Ayuntamiento de Barcelona.

En su comparecencia también ha salido a relucir el nombre del major Josep Lluís Trapero, cuyo nombramiento propuso el propio Batlle. “Había que singularizar el cargo y el cuerpo y por ello consideré necesario recuperar la figura del major”, ha remarcado el exdirector general, justificando su decisión en una valoración “puramente técnica”. “No es que se crease un cargo para Trapero, sino que una estructura con 17.000 efectivos debía tener una singularidad”, ha incidido Batlle, quien ha llegado a referirse al exjefe de los Mossos como alguien “muy celoso de las competencias que tenía; no habría aceptado injerencias del poder político”.

Convencido del comportamiento de los Mossos

Batlle, quien ha asegurado que mantuvo una estrecha relación con Forn antes de que éste fuese designado consejero, ha apuntado que, tras su cese, realizó un comunicado en el que agradecía el servicio de los Mossos y manifestaba su “absoluto convencimiento de que continuarían ejerciéndolo en beneficio de la seguridad pública”. No en vano, ha subrayado que “no tenía ninguna duda de cuál iba a ser el comportamiento futuro” del cuerpo autonómico”.

El propio Trapero, durante su declaración como testigo ante el tribunal, manifestó su convicción de que Batlle había decidido abandonar su cargo por causas similares a las del exconsejero de Interior Jordi Jané, antecesor de Forn: “no quería correr riesgos”.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información