Menú Buscar
El Parlamento Europeo, donde analizarán los riesgos del coronavirus en la convivencia / EFE

Alarma en los partidos ante el riesgo de una ola xenófoba por el coronavirus

El Govern reacciona y se reúne hoy con los cónsules para explicarles las medidas de seguridad ante esta enfermedad, cuyas consecuencias en la convivencia serán analizadas en el Parlamento europeo

5 min

Las administraciones catalanas se han conjurado para evitar que el Mobile World Congress (MWC) se suspenda. El goteo de empresas que han decidido no acudir a este importante congreso ha obligado a Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona a lanzar mensajes de tranquilidad para evitar que la psicosis provoque más cancelaciones. Por su parte, los grupos de la oposición optan de momento por la prudencia y permanecen atentos a lo que pueda suceder de aquí al 24 de febrero, fecha en la que está previsto inaugurar el MWC.

Sin embargo, existe preocupación y la crisis del coronavirus se ha incorporado a la agenda del Parlamento europeo, donde está previsto que se haga una declaración a favor de garantizar los derechos fundamentales --en previsión de posibles brotes de xenofobia contra la comunidad china-- y una respuesta europea coordinada.

Reunión con los cónsules acreditados en Barcelona

Durante los últimos días, el Gobierno catalán ha mantenido un perfil plano respecto a las consecuencias del coronavirus en la salud pública y en el Mobile. Pero ayer, tanto el presidente Quim Torra como los miembros de su Ejecutivo decidieron pasar a la acción. Los consejeros de Salud y de Acción Exterior, Alba Vergès y Alfred Bosch, tienen previsto reunise hoy con los cónsules acreditados en Barcelona para explicarles los protocolos de prevención y atención a la ciudadanía establecidos por la Generalitat en referencia al coronavirus.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, con el consejero delegado de GSMA, John Hoffman / GENCAT
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, con el consejero delegado de GSMA, John Hoffman / GENCAT

Por su parte, el presidente Quim Torra se puso en contacto con el consejero delegado de GSMA, John Hoffman, para transmitirle "todo el apoyo del Govern para el buen desarrollo" del Mobile, así como "la coordinación de todas las instituciones públicas implicadas en el certamen". El consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, insistía en ese mensaje de calma, aunque reconoció que no se puede descartar que aumente el número de compañías que anulen su presencia en el congreso.

El Gobierno español llama a la calma

En este sentido, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, también hacía un llamamiento a la calma ante las cancelaciones de empresas y aseguró que tanto las autoridades como los organizadores del congreso han tomado las medidas de seguridad necesarias para garantizar que el evento se celebre con las precauciones necesarias. Fuentes del Gobierno español explican a Crónica Global que “los sistemas de detección y prevención están funcionando muy bien”. Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona, a través de su primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, aseguraba que no contempla otra opción que no sea la de celebrar el evento del 24 al 27 de febrero.

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni / EP
El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni / EP

Tanto Ciudadanos como PP optaron por la prudencia para no contribuir a la alarma que supone tanto los efectos del virus como la posible cancelación del congreso más importante que acoge Barcelona. Los posibles efectos del proceso independentista en la continuidad del MWC han obligado a Hoffman a salir al paso de los rumores y renovar su compromiso con la Ciudad Condal, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, expresaba abiertamente su interés por el congreso.

Debate en el Parlamento europeo

Aunque los partidos catalanes prefieren no hacer alarmismo mediático sobre la crisis del coronavirus, lo cierto es que se trata de un tema que ha entrado en la agenda del Parlamento europeo, donde se analizarán esta semana las posibles repercusiones en el terreno de los derechos humanos, esto es, posibles brotes de xenofobia contra la comunidad china afincada en los países de la UE.

El Pleno de la Eurocámara tenía previsto inicialmente un debate sobre las repercusiones del coronavirus el próximo jueves, pero ayer se introdujo un cambio en la agenda del miércoles para añadir una declaración de la Comisión Europea para “garantizar los derechos fundamentales y una respuesta europea coordinada”