Alarma en la Comunidad Valenciana por el rebrote del nacionalismo catalán

Los partidos que conforman el Gobierno autonómico temen "presiones" por parte la izquierda radical y de la ultraderecha

12.10.2017 00:00 h.
4 min
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, debaten antes de una sesión plenaria del Consell / EFE

Nervios en la Generalitat Valenciana por el conflicto independentista catalán. Las instituciones valencianas temen que pueda haber un efecto rebote del nacionalismo, también muy extendido en la Comunitat.

La presidenta del PP autonómico, Isabel Boing, ha alertado de que "hay cierto contagio" y ha pedido "medidas" al Ejecutivo autonómico "para frenarlo". 

El presidente, Ximo Puig (PSPV-PSOE), y la vicepresidenta, Mónica Oltra​ (Compromís), han apelado al "diálogo" de forma reiterada en el fenómeno separatista de la autonomía vecina. Sin embargo, los partidos que lideran el Gobierno valenciano tienen posturas distintas. El Molt Honorable se sitúa cerca de Miquel Iceta, mientras Compromís comparte la postura de los comuns y de Ada Colau.

Tensiones y presiones

"Puede haber presiones y tanto Compromís como Podemos pueden tener posiciones incómodas ante la presión del PP y del Gobierno central", explican fuentes autorizadas de la Generalitat a Crónica Global. En la misma línea, fuentes cercanas a Oltra señalan: "El fantasma del catalanismo puede afectarnos y perseguirnos".

La primera incidencia grave se vivió el pasado 9 de octubre, día oficial de la autonomía. Se respiraron momentos de máxima tensión por las céntricas calles de la capital del Turia cuando grupos de ultraderecha, entre ellos los Yomus, los hooligans del Valencia CF, irrumpieron en forma de escrache en una manifestación en defensa de la lengua valenciana.

La concentración estaba liderada por la CUP y sus organizaciones afines, como Endavant y Arran, que cuentan con mucha presencia en la Comunitat Valenciana. Las instituciones autonómicas pidieron ipso facto la dimisión del Delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, por esos incidentes.

Batalla campal entre los ultraderecha y los nacionalistas de izquierdas durante una manifestación del 9 de octubre en Valencia / EFE

Batalla campal entre los ultraderecha y los nacionalistas de izquierdas durante una manifestación del 9 de octubre en Valencia

Posición clara sobre el 1-O y 10-O

La posición de los políticos valencianos respecto al referéndum ilegal que se produjo el 1 de octubre y sobre la declaración de la independencia que el martes amagó Puigdemont es muy clara: "Defendemos una consulta legal, en la que los catalanes tengan derecho a votar, pero que cuente con todas las garantías", indican desde Compromís. "No queremos ni DUI, ni 155", sentencian. 

Las mismas fuentes piensan que la falta de diálogo del presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy, se debe a que "quiere acabar con los gobiernos de cambio que defienden una España plural". "Defiende una visión antigua y cerrada del país", lamentan.

Economía

Respecto a la implantación de las sedes sociales de algunas empresas que se han marchado de Cataluña por la tensión política, como Caixabank y Banco Sabadell, desde el Consell consideran que "se notará a nivel macroeconómico". Sin embargo, "no tendrá repercusión en la creación de empleo y no generará nuevos puestos de trabajo", sentencian.

¿Quiere hacer un comentario?