Menú Buscar
Elisenda Alamany, anunciando su decisión de dejar los 'comuns' manteniendo su escaño / EFE

Alamany deja los 'comuns' con críticas, pero se queda en su escaño

La dirigente cuestiona a sus compañeros por no implicarse más en el juicio del 'procés' y por pedir a los independentistas que apoyaran los Presupuestos de Pedro Sánchez

20.02.2019 16:02 h.
7 min

Elisenda Alamany abandona el grupo parlamentario de Catalunya En Comú-Podem con duros ataques a quienes hasta ahora han sido sus compañeros, pero se aferra al escaño que consiguió con ellos en las elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017. La diputada, representante del ala más nacionalista del partido, critica la, a su juicio, falta de implicación de los comuns en el procés independentista y, más en concreto, con sus dirigentes juzgados en el Tribunal Supremo.

Alamany cuestiona a la formación encabezada por Ada Colau por su insistencia en intentar lograr el apoyo de los independentistas a los Presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez, en vez de implicarse más con los líderes del procés en prisión preventiva. La alcaldesa de Barcelona se encontraba hoy mismo dándoles su apoyo en Madrid en un acto a favor de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell.

"Obsesión con los Presupuestos"

"Los comuns no han sido contundentes con la represión mientras juzgaban al Govern de nuestro país. La principal obsesión de los comuns era que los partidos independentistas votaran los presupuestos", ha dicho Alamany en una rueda de prensa en la que ha contado con el respaldo del diputado de los comuns Joan Josep Nuet, que se mantiene en el grupo.

Alamany explica su salida de los 'comuns'

Alamany ha criticado que el, a su juicio, cambio de rumbo de la formación se palpaba en las formas de hacer del partido, que ha tachado de "vieja política". Y, preguntada sobre si no abandonar el escaño tras dejar el grupo de los comuns es propio de la nueva o la vieja política ha respondido: "Cualquier paso que haga será sometido a debate político colectivo y siempre pensando en lo que sea más útil. Alejado de argumentos moralistas". "Estoy en un momento de reflexión. Los próximos pasos se decidirán colectivamente. Pero no descarto dejar el acta", ha añadido.

Con esta respuesta, Alamany deja en el aire la posibilidad de concurrir a los comicios con otras siglas o pasar a formar parte de otro grupo, al no descartar que su plataforma Sobiranistes llegue a acuerdos con otros partidos para unas elecciones.

Pérdida de poder

Alamany, enfrentada con Colau y los principales dirigentes de los comuns, presentó a finales de octubre su plataforma Sobiranistes --de la que también forma parte Nuet--, de corte independentista, con la voluntad de "redirigir a un partido que se aleja del proyecto original, de una parte del partido y de la centralidad del país".

Para Alamany, esa deriva comienza con el cambio de la dirección del partido tras la marcha de Xavier Domènech después del verano, momento en el que no se contó con ella para la coordinación general. Esa dirección, más tarde, redactó un documento de estrategia política que Alamany reprocha que supone "un cambio de ideario hecho por la puerta de atrás con 63 personas en lugar de las 5.000 que aprobaron el ideario original", y que considera que lleva a los comuns a la quiebra, según sus palabras.

En este sentido, ha lamentado que la dirección hiciera "una limpieza de personas", aludiendo al despido de parte del equipo técnico de los comuns, una parte del cual se adhirió a su plataforma nacionalista.

Alamany, anunciando su decisión de dejar los 'comuns' manteniendo su escaño / EFE

Alamany, anunciando que deja los 'comuns' y mantiene su escaño / EFE

"Dubitativos y tibios"

"La dirección de Catalunya En Comú-Podem ha sido dubitativa, tibia. Mientras se juzgan a líderes políticos y sociales han hecho de muleta del PSOE", criticando a los partidos independentistas por no dar apoyo a los Presupuestos, según ha insistido.

Entre las medidas que PDeCAT y ERC rechazaron junto a PP y Ciudadanos para tumbar las cuentas del Gobierno figuran algunas como, por ejemplo, elevar el peso del gasto social hasta el 57% del total; 220 millones adicionales en medidas contra la violencia de género; un aumento de la inversión en medidas contra la pobreza infantil y la dependencia (hasta un 60% en este último caso); la rebaja de las tasas universitarias y de la edad para percibir la prestación a parados de larga duración a los 52 años; la subida del IRPF a las rentas más altas --unos dos puntos a partir de los 130.000 euros anuales, y cuatro a partir de 300.000--; la tasa Tobin del 0,2% para determinadas transacciones financieras; reducciones del IVA en productos de higiene femenina (del 10% al 4%) o servicios veterinarios (del 21% al 10%); un tipo mínimo del 15% para grandes empresas en el impuesto de sociedades; o el recorte del 25% al 23% del impuesto de sociedades para pymes que facturen menos de un millón de euros, entre otros.

El papel de Nuet

A diferencia de Alamany, Nuet no abandona el grupo porque, según dice, forma parte de otros espacios --es el coordinador general de EUiA--: "Estoy de acuerdo con lo que dice (Alamany). He gastado muchas horas para que esto no pase, pero las propuestas no han encontrado cabida".

"Yo no lo puedo hacer porque me debo a un debate colectivo. No es solo Sobiranistes quien toma la decisión, sino todos los espacios a los que me debo", ha expresado. Y ha asegurado que estos espacios harán un debate sobre su continuidad en el grupo o si EUiA debe seguir en Catalunya En Comú.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información