Menú Buscar
Carteles y rueda de prensa de la CUP tras las detenciones en Girona / CG

El agotamiento del 'procés' deja la iniciativa independentista en manos de los CDR y la CUP

JxCATy ERC se entregan a la estrategia de los antisistema y provocan un bloqueo sin precedentes en el Parlament, secundado por el Govern, tras la detención de dos alcaldes y una quincena de activistas

17.01.2019 00:00 h.
5 min

El procés asiste a sus últimos estertores. Por eso, el independentismo sigue buscando nuevas cortinas de humo con las que tapar sus divisiones internas y la pérdida de tirón social. De ahí que, en una iniciativa sin precedentes, los diputados de Junts per Catalunya (JxCAT) y ERC decidieran ayer abandonar las comisiones parlamentarias en protesta por lo que califican de nueva acción represora del Estado. Lo hicieron a remolque de la CUP y los Comités de Defensa de la República (CDR), tras las 16 detenciones practicadas por la Policía Nacional. Los alcaldes cupaires de Verges y Celrà, así como a una quincena de activistas fueron arrestados por invadir las vías del AVE en el primer aniversario del referéndum del 1 de octubre de 2017. Posteriormente quedaron en libertad.

La reacción de los antisistema no se hizo esperar. Y a la misma se sumaron los miembros del Govern que bloquearon, de nuevo, la actividad parlamentaria y se sumaron más tarde a las concentraciones convocadas por CUP, CDR y la Assemblea Nacional Catalana (ANC).

comision parlament

Comisión parlamentaria semivacía por el plante de los partidos independentistas

Cinco comisiones (Asuntos Institucionales; Territorio; Trabajo, Asuntos Sociales y Familias; Interior y Medio Ambiente y Sostenibilidad) quedaron suspendidas tras el plante de JxCAT, ERC y CUP, mientras que una sexta, la de Economía y Hacienda, también se pospuso debido a la incomparecencia del vicepresidente Pere Aragonès y del consejero de Territorio, Damià Calvet, quienes justificaron su ausencia en la "situación de alteración de la normal vida política". El propio Aragonès elevó su militancia a la categoría de asunto gubernamental en un comunicado oficial en el que pidió "explicaciones y los cargos policiales y sus mandos políticos, en concreto a la delegada del Gobierno en Cataluña, por el uso de estas prácticas desproporcionadas e injustificadas".

¿Es sancionable?

De esta forma, la actuación independentista al dictado de CUP y CDR se hizo extensiva al Govern, que secundó esa acción reivindicativa sin precedentes en el Parlament. Los servicios jurídicos de la Cámara deberán determinar si esa conducta de los diputados secesionistas es sancionable. "Nunca había ocurrido algo así, por tanto, hay que analizar si se incumplen las normas", aseguran a Crónica Global portavoces del Parlamento catalán.

En su escrito de queja al presidente del Parlament, Roger Torrent, Ciudadanos exige que se tomen medidas. Invoca el artículo 4 del Reglamento del Parlament y el artículo 10 del Código de Conducta en los que se establece la obligatoriedad de los diputados de asistir a los órganos parlamentarios de los que forman parte. "La negativa a hacerlo constituye un fraude al propio Parlament y un menosprecio a la ciudadanía y los asuntos y problemas reales, que quedan olvidados y sin atención", añade la formación naranja.

Absentismo de los diputados

Al igual que Cs, PSC y PP expresaron su indignación ante el absentismo de los parlamentarios independentistas, que ha obligado a posponer debates relacionados con la Renta Garantizada de Ciudadanía, dependencia, alzheimer, conciliación de la vida laboral y familias, violencia machista, situación laboral de los Mossos, fomento de la vivienda social o ayuda a las pymes. "La actividad parlamentaria no es hoy prioritaria", dijo la diputada de la CUP, Maria Sirvent.

"Secuestro", "bloqueo" y "menosprecio" fueron algunos de los términos utilizados por la oposición para describir la situación vivida en el Parlament. Llueve sobre mojado. Porque la nueva parálisis en la Cámara catalana se une a la inactividad legislativa (pues desde agosto de 2017 no se ha aprobado ninguna ley), al bloqueo de los presupuestos de la Generalitat y la incertidumbre sobre el final de la legislatura. En este sentido, los posibilidad de que Quim Torra dimita tras la sentencia del 1-O --de esta forma expresaría su rechazo a las condenas-- y los rumores sobre un nuevo intento de investidura del fugado Carles Puigdemont abundan en esa inestabilidad.

Junts per Catalunya y ERC, tienen asumido el fracaso de la vía unilateral, aunque lo expliciten con diferente intensidad. De ahí que la estrategia preelectoral se esté imponiendo a la acción de gobierno y que el agotamiento procesista deje en manos de la CUP y los CDR la iniciativa política.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información