Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y presidenta del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) / CG

El AMB frena la adjudicación del Aerobús tras el aviso de Competencia

La administración presidida por Ada Colau da marcha atrás con la adjudicación investigada por presunto cártel de empresas

4 min

Frenazo del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) con la polémica adjudicación del Aerobús. El consejo metropolitano no aprobará hoy la adjudicación de 89 millones de euros a seis años tras el aviso de la Autoridad Catalana de la Competencia (Acco), que advirtió a la institución que preside Ada Colau de que acudiría a la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) si entregaba la contrata, que está investigando por posible colusión.

Así lo han confirmado fuentes cercanas a la AMB, que han indicado que la institución ha quitado del orden del día la adjudicación del contrato a las empresas Moventia, Tusgsal, TMB --participada de la AMB--, Cinesi y Transportes La Alcoyana (Grupo Vectalia). ¿Por qué? "Porque la oficina de Transparencia de la propia AMB alertó al gobierno metropolitano de que adjudicar el contrato en plena investigación de Competencia podría suponer un peligro", han informado fuentes conocedoras. A este respecto, cabe recordar que Competencia avisó al AMB de que alertaría a Antifraude si adjudicaba el contrato hoy. Rivales del cártel del Aerobús avisaron de que darían traslado del expediente a Fiscalía.

Bronca Movilidad-Transparencia

La intervención in extremis de Transparencia ha dado al traste con la intención del área de Movilidad del Área Metropolitana de Barcelona de adjudicar el contrato del Aerobús tras casi dos años de retraso. Movilidad argumentaba de que se estaba produciendo un menoscabo en el erario público por la suspensión --que aprobó el propio AMB en diciembre de 2018 ante las sospechas--; que los autobuses de la lanzadera entre centro de la ciudad y aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat son contaminantes y que la Acco se había demorado en sus pesquisas.

Preguntado por la cuestión, el Área Metropolitana no ha respondido a los requerimientos informativos de este medio. Sí lo han hecho fuentes del sector, que han insistido en que los tres argumentos desgranados por el AMB no se sostienen. En primer lugar, porque los autobuses del Aerobús cumplen con los requisitos medioambientales para circular por la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona y conurbación. En segundo lugar, porque Competencia tiene 18 meses para resolver el expediente sancionador, periodo que aún no se ha consumido. Y finalmente porque el menoscabo económico no es tal, pues el AMB puede reclamar daños y perjuicios en caso de que se confirmen los indicios de colusión.

Sospechas por presunto amaño

La marcha atrás en el concurso del Aerobús supone una nueva polémica actuación del Área Metropolitana de Barcelona, una institución supramunicipal que comanda la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau. Esta administración tuvo que suspender la licitación en diciembre de 2018 entre sospechas de que las cinco empresas citadas (Moventia, Tusgsal, TMB, Cinesi y la filial de Vectalia) montaron un cártel para llevarse la contrata.

La operación habría servido para que cuatro de ellas retuvieran un servicio que ya operan mediante la sociedad Serveis Generals de Mobilitat i Transport (SGMT). Esta sociedad aúna a Tusgsal con Transports Ciutat Comtal (TCC), una empresa mixta formada por la transportista independentista de la familia Martí Escursell y TMB. La consultora Cinesi es una firma vinculada a Tusgsal, empresa de transporte con raigrambre en la capital catalana y su entorno.