Menú Buscar
Pedro Sanchez y Antonio Miguel Carmona

Los adversarios internos de Pedro Sánchez se suman a la presión del PP

Carmona, que fue candidato a la alcaldía de Madrid, propone un debate sobre el voto en la investidura de Rajoy, aunque defiende el no

3 min

Los adversarios de Pedro Sánchez dentro del PSOE empiezan a sumarse a la presión que ejerce el PP y sus medios de comunicación afines sobre la dirección socialista.

Si hasta ahora habían sido expresidentes del Gobierno que se mueven en el mundo de los negocios, como Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, los que habían hablado públicamente de abrir una reflexión en el PSOE sobre el voto de sus 85 diputados en la hipotética investidura de Mariano Rajoy, ahora se suman las víctimas de Sánchez dentro del aparato socialista.

Es el caso del concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid Antonio Miguel Carmona, quien ha admitido estar de acuerdo con el expresidente Zapatero en que se debe abrir un "debate interno" porque cree que "incluso hay partidarios de la abstención al PP en la propia dirección de Pedro Sánchez".

La ambigüedad

No obstante, Carmona ha mantenido que no se debe "fijar el foco" en el PSOE y ha insistido en que pedir a los socialistas que se abstengan para facilitar un Gobierno del candidato a la investidura, Mariano Rajoy, sería traicionar a su electorado. O sea, que él parece estar por el no -como ya fijó la ejecutiva federal del partido- pero anima el desgaste del secretario general y su equipo.

"Estoy de acuerdo con Zapatero de que se tiene que abrir un debate interno. Nosotros hacemos debates internos, a diferencia de otros, de forma absolutamente abierta", ha dicho en una entrevista en Cuatro, añadiendo que "lamentablemente" el PSOE no puede gobernar porque tiene solo 85 diputados y con la izquierda "no suma porque la mayoría de la Cámara es de derechas".

Como otros socialistas que se refieren al debate interno, Carmona sabe que los electores del PSOE son contrarios. El que fuera candidato a alcalde de Madrid forma tándem con Tomás Gómez, dirigente madrileño que fue apartado por la ejecutiva de Pedro Sánchez.

En la misma entrevista, el concejal ha manifestado que no pueden negociar con el PP porque el PSOE es la alternativa, y que sin embargo con Ciudadanos sí encontraron puntos de acuerdo. Ha insistido en que no se pueden comparar ambos partidos, y que la diferencia entre uno y otro es "que el PP es responsable de las políticas lesivas a los intereses de los españoles y Ciudadanos no ha gobernado".