Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / EUROPA PRESS

Ada Colau vuelve a Twitter

El perfil de la alcaldesa de Barcelona empieza a seguir a una escritora tres semanas después de su despedida de esta red social

3 min

Ni tres semanas han pasado desde que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció que dejaba Twitter con carácter indefinido, y ya ha vuelto. Sigilosa, sí, pero ha dejado rastro de movimiento en su cuenta.

Ha sido el perfil @GobiernoAlerta --esta cuenta monitoriza los movimientos de los perfiles institucionales y políticos-- el que se ha percatado del regreso de Colau a la red de microblogging. En concreto, ha detectado que la alcaldesa (o alguien que ha utilizado su cuenta) ha comenzado a seguir a la escritora Mireia Redondo.

Quim Monzó: "Dice que lo ha dejado..."

El escritor catalán Quim Monzó ha sido uno de los internautas que han reaccionado ante esta sorpresa: "¡Pero si dice que ha dejado Twitter...!". No ha sido el único, aunque, a decir verdad, este hecho ha tenido muy poca repercusión.

Colau anunció en Twitter que dejaba Twitter (aunque la cuenta sigue abierta), pero no Facebook ni Instagram. Fundamentó su decisión en que esta red social se ha llenado de perfiles falsos y anónimos que "intoxican e incitan al odio", lejos del "diálogo y debate" de sus inicios.

Quim Monzó, sorprendido con la 'vuelta' de Colau
Quim Monzó, sorprendido con la 'vuelta' de Colau

Siempre pendiente de Twitter

"Si de repente no haces un tuit de un tema polémico, sale alguien a decir que estás muy callada, que por qué será, que es una vergüenza que no hayas dicho nada sobre esto o aquello…", escribió.

"Entre una cosa y la otra, el hecho es que la red y el algoritmo acaban ocupando mucho tiempo y energía. Y encima la sensación es que deforman la realidad: sobrerrepresenta las polémicas y los discursos de odio, te acaba casi convenciendo de que la humanidad es mala, desconfiada, egoísta. Y una cosa más: me he dado cuenta de que yo también soy mejor persona fuera de Twitter; que aunque inicialmente no quieras, en Twitter es muy fácil acabar entrando en discusiones y peleas con adversarios políticos", concluyó.