Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Colau echará al coche y la moto del 33% de las calles del Eixample

La alcaldesa presenta un plan contra el vehículo privado en el corazón de Barcelona sin refuerzo del transporte público: impactará sobre 350.000 desplazamientos diarios

5 min

El gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, expulsará al coche y la moto de una de cada tres calles del Eixample. La propia alcaldesa ha presentado hoy miércoles, 11 de noviembre, un plan contra el vehículo privado en 21 de las 61 calles del corazón de la Ciudad Condal, hoja de ruta de pacificación de calles que la edil ha vendido sin aumento de capacidad del transporte público, y eso que esta zona suma 350.000 desplazamientos al día.

La actuación del gobierno de Colau pivota sobre una nueva red de ejes verdes de 33 kilómetros de extensión en el Eixample, el barrio proyectado por Ildefons Cerdà. Estos ejes priorizarán al viandante sobre el transporte privado e incluso el público, aunque el consistorio promete que mantendrá la operatividad de este último. En superficie, no obstante, la prioridad será el peatón y el ciclista. Para ellos están pensadas las 33,4 hectáreas de calles en plataforma única sin coches y las 6,6 hectáreas de verde urbano.

 

 

Colau impulsa un plan para convertir el Eixample en supermanzana/  EP

Consell de Cent, la primera

La actuación urbanística arrancará a principios de 2022 en la calle Consell de Cent. En esta vía, en la que el Ayuntamiento de Barcelona ya ha restado carriles al coche por medio de unos polémicos bloques de hormigón, el gobierno local dibujará el primer eje verde: 2,8 kilómetros, o lo que es lo mismo: una gran zona peatonal entre las calles Vilamarí y paseo de Sant Joan.

colau eixample
Imagen de las plazas que ocuparán los cruces del Eixample / AJBCN

En paralelo, la primera gran expulsión del vehículo de dos y cuatro ruedas se hará en la calle Girona entre Gran vía y avenida Diagonal (0,75 kilómetros); calle Rocafort entre Gran vía y avenida de Roma (0,6 kilómetros) y calle Comte Borrell entre Gran vía y avenida de Roma (0,5 kilómetros). ¿En total? 11,12 hectáreas para el viandante, unos 4,65 kilómetros sin coches.

Cuatro plazas en plena confluencia

A esta supermanzana gigante le seguirá otro concurso público para construir cuatro plazas en cuatro confluencias en las que que, hoy, tiene preeminencia el tráfico rodado o está presente en las mismas: Consell de Cent con Rocafort, Girona, Enric Granados y Comte Borrell.

colau eixample coches
Imagen del plan de 'ejes verdes' que proyecta el gobierno de Ada Colau en el Eixample de Barcelona / AJBCN

El ayuntamiento es claro: estos cruces de calles darán paso a lugares con "sombra" para los mayores y juegos infantiles para los pequeños. ¿Y la restauración? Se mantendrán los usos de las terrazas actuales, pero "agrupándolas", defiende el bipartito sociocomún. Estas plazoletas se diseñarán teniendo también "criterios de género".

38 millones a partir de 2022

Guste o no, el plan maestro municipal para echar al coche y la moto de una de cada tres calles del Eixample arrancará a partir del primer trimestre de 2022. Será entonces cuando comiencen las obras de transformación urbana, para las que el gobierno municipal de Colau ha reservado 37,8 millones de euros: 32,8 para pacificar las calles y cinco millones para las plazas en las antiguas confluencias. Las primeras calles verdes estarán listas a principios de 2023: año electoral.

Lo que no hay es dinero extra para el transporte público. Al menos por el momento. La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha admitido que la llamada supermanzana Barcelona reposa sobre la idea de un descenso de uso del vehículo privado, que suma 350.000 desplazamientos diarios en este barrio. La concejal de BComú ha defendido la intervención alegando que el bipartito convierte en verde el corazón de la Barcelona metropolitana y que, cuando terminen las obras, cada vecino del Eixample tendrá un espacio verde a 200 metros o menos de su casa.

Destacadas en Crónica Política

Destacadas en Política