Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, en una comparecencia pública anterior / EFE

Las cinco preguntas que Colau deja sin responder del 'dedazo' a Roures

La alcaldesa de Barcelona apenas da explicaciones de la subvención directa a Mediapro por el concierto de los balcones; esto es lo que urge saber

9 min

Son las cinco preguntas que el Ayuntamiento de Barcelona, que comanda Ada Colau, ha dejado sin responder hoy lunes, 11 de marzo, de sus negocios con Jaume Roures, cofundador de Mediapro. La primera edil, que delegó en el concejal de Presidencia y Presupuestos, Jordi Martí, apenas ha dado explicaciones del dedazo en forma de subvención directa que propuso para una productora del grupo audiovisual en la comisión extraordinaria sobre el fallido concierto de los balcones. Estas son las cuestiones que urge saber y que su delegado, Martí, no ha atinado (o no ha querido) a contestar en la comparecencia pública.

colau roures mediapro
Extracto de la Gaceta Municipal con la propuesta de 'dedazo' a Mediapro / CG

1. ¿Se retiró el punto de la Comisión de Gobierno? El concejal Jordi Martí ha asegurado que "no podía dar explicaciones de algo que no se había producido", en referencia a que el expediente de subvención directa "jamás se había concretado". Antes de la suspensión del recital de las terrazas, ha explicado, "ya se retiró la propuesta" . En efecto, Martí ha señalado que el dedazo de 250.000 euros a El Terrat, productora de Andreu Buenafuente y filial de Mediapro, "se había retirado de la reunión de la comisión de gobierno". Si es así, ¿por qué aparece el punto de la subvención en la Gaceta Municipal del 30 de abril [consultar aquí]? ¿Nadie enmendó la Gaceta? ¿Quién lo hizo? ¿Cuándo? ¿Y por qué se hicieron los informes previos de necesidad si se iba a retirar el punto?.

¿Por qué se retiró?

2. ¿Por qué se retiró la propuesta de 'dedazo'? Jordi Martí, concejal actuante de una Ada Colau incompareciente --que, sin embargo, sí dio la cara el domingo por la noche en La Sexta--, ha indicado de este modo que no explicaría algo que no se había producido. No obstante, no ha concretado el edil de Barcelona en Comú por qué se rechazó la propuesta de subvención sin concurso a Mediapro. "¿Fue porque el expediente tenía deficiencias y no encajaba con las condiciones de la subvención directa --muy limitada por el artículo 28 de la Ley General de Subvenciones [consultar aquí]--?¿O se retiró del orden del día por falta de crédito presupuestario?", se pregunta una fuente de la oposición en conversación con este medio. "¿Y si se retiró la propuesta --insiste la misma fuente a mayor abundamiento--, por qué Colau presentó ella misma el concierto?". Todo ello lo podría aclarar el expediente del caso, si Martí lo hubiese presentado hoy, tal y como pidió la oposición en pleno. No ha pasado.

jordi marti concierto balcones
Jordi Martí, concejal de Presidencia y Presupuestos, durante la comparecencia por el concierto de los balcones / CG

3. ¿Por qué se canceló el concierto por el 'malestar', si no había convenio? Ante un alud de críticas del sector cultural y las redes sociales, el Ejecutivo local de Colau rescató de nuevo a la alcaldesa el sábado, 2 de mayo, para anunciar que el concierto de los balcones "no se haría". Apeló la alcaldesa al "malestar generado" por el evento. No obstante, si no había convenio ni subvención porque el gobierno municipal había retirado la propuesta el 30 de abril, ¿por qué se citó el "malestar" y no la falta de cobertura legal para suspender el evento? Y si sí lo había, ¿por qué cambió Colau las condiciones del acuerdo de dedazo directo a El Terrat-Mediapro ante las críticas a la iniciativa?

¿De dónde salía el dinero?

4. ¿Qué partida presupuestaria pagaba el concierto? No es una pregunta menor. En un momento en el que el Ayuntamiento de Barcelona tiene que hacer frente a un impacto de 310 millones de euros de la crisis del coronavirus en el presupuesto municipal, ¿a qué partida se cargaron los 250.000 --o 200.000-- euros de subvención al grupo de Roures por el fallido concierto de los balcones? Un nervioso Jordi Martí no supo aclararlo ayer, pese a que la oposición se lo preguntó en diversas ocasiones. La propuesta de dedazo a Mediapro se iba a cargar al gasto D/0705/47930/92521, según figura en el acta de la reunión de la comisión de gobierno. Lo que dice el proyecto de cuentas municipales disponible online [consultar aquí] es que la partida 92521 correspondería gastos relativos a Comunicación Corporativa, con un presupuesto total de 244.291,12 euros. ¿Salió de aquí el dinero? O fue de la partida 47930, de Convenios con empresas privadas del área de Ecología Urbana, que cuenta con una asignación de 178.004,27 euros? En otras palabras: ¿Sacaron Colau y su gobierno dinero de vivienda para el concierto de los balcones? ¿O procedía de comunicación? ¿O del presupuesto de cultura? En este último caso, por qué el convenio no lo firmaban los dos concejales del área: Joan Subirats y Xavier Marcé?

5. ¿Nadie pensó que un 'dedazo' era poco ético? Cuando Barcelona en Comú llegó al gobierno municipal en 2015, prometió "auditar" las subvenciones directas de más de 100.000 euros que había otorgado el exalcalde Xavier Trias (PDeCAT, actual Junts per Catalunya). De hecho, durante la campaña electoral anterior prometió "acabar con estas ayudas", pero al llegar al gobierno municipal anunció solo una auditoría. Jamás se supo nada de la misma. Ahora, en 2020, es Barcelona en Comú quien otorga una subvención directa, sin concurrencia ni publicidad, a una gran empresa: Mediapro. Además de los líos de este grupo con los paraísos fiscales, que convenientemente ha recordado Manuel Valls, presidente de Barcelona pel Canvi, que chocarían con el código antiblanqueo municipal, ¿nadie en el Ejecutivo local pensó que un dedazo era poco ético? De hecho, la inyección de dinero pública propuesta para el grupo de Jaume Roures se aleja, y mucho, de lo recomienda la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) para las subvenciones directas. Exige Antifraude "extremar la publicidad y la transparencia"; "motivar y justificar la utilidad pública o el interés social de forma veraz, objetiva y suficiente" de estas ayudas y controlar la "adecuación a la justificación de la subvención a la finalidad para la que fue otorgada". A tenor de las quejas unánimes de la oposición, no parece que las recomendaciones de Antifraude se hayan seguido en este caso.

Destacadas en Política